Volkswagen y los vicios del “capitalismo renano”

Volkswagen no es un símbolo de empresa capitalista en el sentido prístino del término sino una expresión paradigmática de los vicios derivados de un modelo, el capitalismo renano, un sistema muy politizado y burocratizado en lo referente a la gestión de las grandes corporaciones. 

De entrada, el Gobierno de Baja Sajonia tiene una participación sustancial en el capital de Volkswagen, el 12,7%, que le concede un 20% de los derechos de voto. Otros accionistas, Qatar Holding con el 24,3% o los inversores institucionales extranjeros con el 15,6%, tienen una mayor proporción en el accionariado que el ejecutivo regional y, sin embargo, sus derechos políticos son menores que los de éste. Ello significa que el sector público tiene una minoría de bloqueo en todas las decisiones estratégicas de la compañía y, por tan- to, una responsabilidad directa en su toma de decisiones. Por añadidura, el free float de VW supone aproximadamente del 19% del total, lo que debilita el control de la compañía por el mercado de capitales. 

Por añadidura, el consejo de supervisión de la compañía que elige al comité de dirección se compone de 20 miembros. De ellos, dos corresponde nombrarlos al Gobierno de Baja Sajonia y 10 más a los representantes de los trabajadores de acuerdo con la ley alemana de cogestión. Esto supone que la mayoría de quienes forman parte del máximo órgano de administración de VW tienen un origen político, mientras los accionistas privados tienen una presencia minoritaria en él, ocho miembros. Son designados por la junta general de accionistas, entre cuyas atribuciones no está la de elegir a quienes dirigen la corporación, una anomalía en cualquier empresa privada.

Una compañía con una elevada participación gubernamental en su accionariado, con un volumen bajo de títulos negociables en Bolsa y con instituciones de gobierno corporativo dominadas por los políticos, en sentido amplio, tiene una tendencia estructural a sortear y burlar los controles internos y externos establecidos a los gestores o, al menos, tiene un alto riesgo de que ello suceda.

Lorenzo Bernaldo de Quirós, El Mundo, 4-10-2015

Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s