¿Por qué la “ayuda al desarrollo” no logra los resultados esperados?

1. La AOD no es una condición para el crecimiento
El crecimiento económico necesita capital financiero, técnica y capital humano, pero no sólo eso. Lo que de verdad importa es que las sociedades cuenten con lo que se llama Buen Gobierno. El Buen Gobierno es estabilidad institucional y política, respeto a la propiedad privada, seguridad contractual, acceso fácil a bienes y, por encima de todo, el imperio de la Ley.

2. La AOD no presupone Buen Gobierno
La AOD se concede aunque no existan los componentes del Buen Gobierno. La consecuencia es el despilfarro de recursos, el aumento de la corrupción y el reforzamiento de las élites dirigentes. Por eso, la AOD hace retroceder política y económicamente a las sociedades.

3. La AOD no mejora los principios éticos
Más bien al contrario, las facilidades financieras y técnicas sin condiciones que constituyen la AOD refuerzan el Mal Gobierno. Si no existe un conjunto de instituciones y principios en las sociedades que reciben la AOD, ésta se pierde. Y si existe ese conjunto, la AOD ni se plantea.

4. El desarrollo no es sólo una función del capital
Ese es el fundamento de la AOD, y es falso. El desarrollo no es sólo una función del capital, sino que exige todos los componentes explicados anteriormente. Precisamente porque el fundamento es falso llevamos gastados 100 billones de dólares desde 1961. Y lo que te rondaré, morena, si miramos los planes del Comité de Ayuda al Desarrollo de la OCDE.

5. Las infraestructuras no son previas al desarrollo
Este es otro axioma falso propio de los desarrollistas profesionales. Las infraestructuras, por sí solas, son sólo elementos sin mayor uso ni función. Su existencia y mejora debe ir paralela al propio desarrollo. Las infraestructuras creadas con AOD se mantienen mal, precisamente porque el país que las recibe no puede hacerlo. Esas infraestructuras resultan un fiasco, pero para el enriquecimiento de los intermediarios son un gran éxito. Por eso se financian una y otra vez.

6. La AOD no permite el desarrollo de la iniciativa interna
Muchos de los proyectos de la AOD están desconectados de las necesidades del país en que se hacen. En el mejor de los casos resultan inútiles en la práctica. En el peor de los casos, el débil sistema productivo del país receptor de la AOD puede verse barrido por la superioridad inicial de los proyectos financiados por la AOD.

7. La AOD incrementa el poder de los gobiernos
Esto es una evidencia. Salvo que las ayudas se apliquen totalmente al margen de las administraciones locales, éstas succionan gran parte de la AOD para alimentarse y favorecer a los suyos. Si la AOD se hace al margen del gobierno y sus agencias, surge siempre la acusación de neocolonialismo, que las Instituciones Financieras Multilaterales evitarán desde el principio.

8. La AOD conduce a una mayor corrupción
El poder de los gobiernos y de sus administraciones crece por la vía de la corrupción que se deriva del sistema de AOD. Los mecanismos de aplicación de la AOD llevan en su seno las semillas de la corrupción, que es una característica de la naturaleza humana. Cuanto menos avanzado institucionalmente esté un país, peor combate esa corrupción intrínseca.

9. La AOD despilfarra recursos
La AOD despilfarra recursos en los países donantes o prestamistas al retirar del ahorro o de la inversión recursos que serían alternativamente mejor invertidos. La AOD despilfarra esos en los países receptores mediante diversos mecanismos: proyectos que no se terminan, ayudas que no llegan a sus destinatarios, proyectos que se abandonan tras su inauguración…

10. La AOD erosiona la sociedad
Los beneficiarios directos de la AOD siempre se enriquecen en un bucle continuo. Los restantes miembros de las sociedades receptoras no se benefician, ni siquiera indirectamente, de esa AOD que además, en la mayoría de las ocasiones, no se materializa cono se concibió. Si la AOD no es donación, los países receptores deben devolver el principal y los intereses, aunque minorados y diferidos. Esos recursos financieros son obtenidos vía impuestos sobre la población que no se beneficia de la AOD. La sociedad sufre.

Gracias a JR Ferrandis por su participación y su ayuda en la elaboración de este artículo.

Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s