Edward Conard, sobre la desigualdad y el 1%

Dividiendo en deciles la evolución de los sueldos de los trabajadores estadounidenses, alemanes y frances, vemos que apenas hay diferencias desde 1980 hasta 2010. La gráfica que sigue muestra en la posición central la evolución de los ingresos medianos. Si nos fijamos en los deciles superiores de ingresos, vemos que la verdadera diferencia radica en el 80% más rico: en este caso, EEUU sí experimenta un aumento mayor al de Alemania o Francia.

Edward Conard Growth in earned income by income percentile US Germany France
Haciendo “zoom” en la evolución del ingreso mediano per cápita, vemos efectivamente que la evolución de EEUU, Alemania y Francia no arroja grandes diferencias.

Ingreso mediano per cápita después de impuestos 1980 2010
Según explica Edward Conard, el “boom” de ingresos de las rentas más altas de EEUU se explica por la apreciación salarial que experimentan aquellos trabajadores que se adaptan mejor a las últimas innovaciones tecnológicas. Cuando combinamos este reto con el impacto multiplicador de la globalización, parece más fácil de entender que las rentas altas hayan vivido un periodo de mayor pujanza en los últimos años”. Conard ha subrayado que “es falso que las empresas cotizadas hayan disparado el sueldo de sus directivos”. El discurso según el cual se ha empobrecido a accionistas, trabajadores y clientes mediante este tipo de alzas de retribución “no es más que un mito que en absoluto se corresponde con los datos”.

¿Cómo explicar el menor crecimiento de salarios entre la clase media? Según Conard, algunos de los factores que “presionan” a favor de un mayor estancamiento de los ingresos son “el déficit comercial, la llegada de un significativo número de trabajadores extranjeros, la incorporación masiva de la mujer al mercado de trabajo…”. Por el contrario, “Estados Unidos no ha perdido riqueza relativa frente a Europa porque su población activa con trabajo ha seguido creciendo de forma significativa”, algo que no ha ocurrido en el Viejo Continente. De hecho, “el número de horas trabajadas en EEUU supera en un 20-25% los registros de Alemania o Japón”.

Además, Conard destaca que la movilidad social en EEUU se compara favorablemente con la situación de otros países que a menudo son citados como ejemplo a seguir. En la gráfica siguiente, vemos la situación en el país del Tío Sam y en Dinamarca.

Movilidad social ingresos EEUU y Dinamarca

El New York Times publica un especial sobre el libro aquí.

Conard explica estas cuestiones de forma breve en esta conferencia:

También en esta conferencia de Conard se extraen lecciones esenciales de su interpretación de estos asuntos, sintetizada con maestría en el libro “Consecuencias inesperadas”:

Entrevistado por el Wall Street Journal, Conard ha desmentido varias “falacias sobre la desigualdad de ingresos”:

– “El éxito del 1% más rico se da a costa de la clase media”. Según Conard, debemos entender que, debido al “boom” de las nuevas tecnologías y a la evolución del capitalismo a nivel global, las élites de hoy en día obtienen ingresos más elevados allí donde están más preparadas (en este caso, EEUU tiene la ventaja). Al mismo tiempo, los sueldos de las clases medias no crecen de forma tan espectacular porque, a un nivel medio de responsabilidad, las fuerzas del mercado tienden a estabilizar los sueldos, ya que hay una fuerza laboral muy cualificada, mayor capacidad de derivar trabajo hacia otros países y “presión salarial” hacia abajo generada por los flujos migratorios.

– “El éxito del 1% más rico solamente beneficia al 1% más rico”. Según Conard, se dice a menudo que la bonanza de ingresos que experimentan las rentas altas no puede desligarse de la innovación que introducen estos individuos en todas las capas de la economía de mercado. En su libro “Consecuencias inesperadas”, Conard subraya que la inversión que asumen estos grandes millonarios para impulsar sus proyectos empresariales acaba enriqueciendo a toda la sociedad, incluso de forma casi gratuita (caso de Google).

– “La movilidad social se ha estancado”. Según Conard, los estudios de Raj Chetty y otras consideraciones paralelas, vemos que la probabilidad de que un estadounidense se enriquezca a lo largo de su vida sigue siendo tan alta como hace décadas. El inversor, investigador y antiguo ejecutivo de Bain Capital también subraya que, entre el 20% de menor riqueza, conviene considerar aspectos demográficos que reducen las posibilidades de prosperar económicamente.

Anuncios

2 thoughts on “Edward Conard, sobre la desigualdad y el 1%

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s