El progreso de Panamá

PanamaHace 25 años, la situación política panameña no podía ser más compleja. Fuerzas Armadas estadounidenses entraron en el país centroamericano y derrocaron el régimen del General Manuel Noriega, luego condenado por sus vínculos con el narcotráfico y el lavado de dinero. El país registraba bajos niveles de desarrollo, por lo que la inestabilidad política contribuía a alimentar un círculo vicioso de difícil resolución.

Como bien ha explicado la revista Institutional Investor, cinco lustros después y tras una década creciendo al 8,5% anual, Panamá registra un PIB per cápita de $15.500 dólares (PPA). A pesar de las presiones de la OCDE (I y II), el “boom” financiero del país ha sido notable: casi 100 entidades financieras operan en el país, gestionando unos 80.000 millones de dólares en un país de apenas 3,5 millones de personas. La inversión extranjera también es notable: la capital, que acoge a la mitad de la población, también sirve como sede latinoamericana de más de 100 empresas internacionales. El régimen monetario (dolarización sin banca central y con amplia libertad financiera) ha brindado décadas de inflación moderada.

Apoyándose en estos fundamentales, el turismo está ganando peso a pasos de gigante. En los nueve primeros meses de 2013, el país acogió a 1,68 millones de visitantes, muy cerca de los niveles de Costa Rica (1,85 millones en dicho periodo). Las redes de transporte del país están siendo actualizadas, habilitando la llegada de nuevas inversiones (ya suponen el 9% del PIB). En muchos aspectos, Panamá está sentando las bases del desarrollo avanzado de una economía que, en el futuro, tendrá que apoyarse en ganancias de productividad.

Un símbolo de la nueva economía panameña es, sin duda, la aerolínea Copa. En los últimos años, sus beneficios no han parado de aumentar, en línea con una operativa cada vez más eficiente y dinámica. Otra industria de la que se eesperan grandes rendimientos es la minera, de la mano de grandes firmas como First Quantum.

El Índice de Desarrollo Humano del país ya alcanza una puntuación de 0,78, válido para alcanzar el puesto 59 de la tabla. En 1990, este indicador apenas llegaba al 0,66, por lo que el progreso ha sido notable. Quedan cuestiones encima de la mesa:

– La protección de los derechos de propiedad es deficiente.
– El problema de la corrupción sigue presente.
– El mercado laboral mantiene rigideces excesivas.

Atacando estos problemas, Panamá puede consolidar su salto en materia de desarrollo, consolidándose como una economía vibrante y dinámica.

Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s