Sin Libertad, la Democracia no vale nada

A menudo se nos habla de democracia como si este sistema político fuese un fin en sí mismo y no un medio para articular el progreso social. Es esta visión miope la que explica que algunos entiendan la democracia como una categoría de análisis en la que todo es legítimo siempre que una mayoría se muestre a favor en las urnas. Semejante planteamiento se aplica a todo tipo de decisiones, justificando una sociedad cada vez menos tolerante con las minorías. Esta degeneración nos lleva a una situación muy peligrosa, en la que la legitimidad de la acción política no obedece a límites legales ni contrapesos institucionales. De esta forma, la democracia deja de convertirse en un medio capaz de garantizar la Libertad, haciendo incluso más fácil su socavamiento.

Es por eso que no podemos dejar de reivindicar la separación de poderes como un requisito esencial para la configuración de una democracia liberal. Esta partición de atribuciones limita el alcance de la acción política, tanto por la vía horizontal (con la partición tripartita del poder en Ejecutivo, Legislativo y Judicial) pero también en sentido vertical (con el freno a injerencia política en las actividades voluntarias que desarrolla la sociedad civil).
Parece innegable que España ha progresado en todos estos frentes a lo largo del último medio siglo. Si nos remontamos a los años 60 del siglo XX, la división de poderes era nula en el ámbito horizontal y en la dimensión vertical. Así las cosas, no podemos negar la mejora experimentada desde entonces. Sin embargo, las asignaturas pendientes son muchas y muy significativas. Tocaré primero algunos aspectos relacionados con la horizontalidad de la división de poderes:

  • Es urgente mejorar el funcionamiento de la Jefatura de Estado, limitar el alcance del poder Ejecutivo y garantizar la independencia de los organismos reguladores.
  • Las Cámaras de Representantes (Congreso y Senado) necesitan un mejor proceso de elección que acerque su configuración a la sociedad. Al margen de esta reforma de la Ley Electoral, otras propuestas que cabría explorar incluyen puntos como la reducción del número de Diputados del Congreso, la reconfiguración del Senado, la reforma del sistema de partidos, el fin de los privilegios procesales-penales y las excepciones tributarias que gozan los representantes, etc.
  • Garantizar una mayor independencia judicial no es sencillo, pero a ello podría contribuir una reforma del Consejo General del Poder Judicial que reduzca significativamente el número de representantes que designan las mayorías parlamentarias. El nuevo órgano quedaría encabezado por el Presidente del Supremo, cuyo mandato no sería renovable; el número de miembros quedaría reducido a 16, con 12 designaciones elegidas por los propios jueces y magistrados y apenas 4 reservados a la aprobación de Congreso y Senado. Por otro lado, una mayor independencia del Tribunal Constitucional también se antoja necesaria y quizá podría articularse configurando dicha instancia bajo los procesos del Tribunal Supremo.

Por otro lado, consagrar verticalmente una mayor separación de poderes exige reformas económicas e institucionales. En el primer campo, la receta pasar por impulsar una economía de mercado con altas dosis de flexibilidad y competencia. Para el segundo punto, el cambio viene del establecimiento de límites a la acción política (por ejemplo, reforzando la protección de la propiedad privada) pero también bebe de componentes culturales como la tolerancia, el respeto y el pluralismo.

Recientemente he sufrido en primera persona un desagradable episodio que me parece conveniente comentar aquí. Todo empezó a comienzos de 2014, cuando una asociación de estudiantes de la Universidad Carlos III me ofreció formar parte de un ciclo de conferencias. El programa también incluía a economistas como Juan Ramón Rallo, Juan Manuel López Zafra o María Blanco. Lamentablemente, este centro ha vetado el acto, negándose a incluirlo en la Semana del Libro, impidiendo así que los alumnos asistan a nuestras charlas.

Este trato discriminatorio nos recuerda que queda mucho camino por recorrer si queremos conseguir que España sea un país más respetuoso con la Libertad. Lamentablemente, el episodio de censura que he vivido no es, en absoluto, un caso aislado. Mucho más significativa es la salida de Pedro J. Ramírez de la dirección de El Mundo o las presiones que han llevado a Luis Garicano a abandonar Fedea.

Esa Democracia para la Libertad que he defendido siempre se antoja muy difícil de alcanzar en un contexto así. La regeneración que necesitamos no solamente pasa por reformas institucionales como las descritas anteriormente, sino que también bebe de la citada agenda de mayor verticalidad en nuestra separación de poderes.

Estamos ante dos caras de la misma moneda, por lo que no cabe abordar solamente la regeneración horizontal sin contemplar también la cuestión vertical. Lo triste es que la mejora de la actividad económica puede dejar muchos de estos asuntos en un segundo plano, condenándonos a mantener en pie las muchas deficiencias tratadas.

Anuncios

4 thoughts on “Sin Libertad, la Democracia no vale nada

  1. Marqués says:

    Solo algunos apuntes sobre la cancelación de las conferencias de autores liberales:

    1. “Lamentablemente, el episodio de censura que he vivido no es, en absoluto, un caso aislado”. En realidad Vd. no ha sufrido ningún episodio de censura, ya que a vd. nadie le impide exponer sus ideas. Otra cosa es que determinadas instituciones o medios decidan en uso de su libertad no permitirle exponer sus ideas en sus publicaciones, actos, instalaciones, ect…. Eso es sectarismo, no censura. La prueba más evidente, de sus opiniones no son objeto de censura y si de sectarismo, es que yo leo prácticamente todo lo que vd tiene a bien expresar o publicar sin ningún tipo de problemas.

    2. Otra consideración es si una universidad pública tiene derecho a ser sectaria… y me temo que si… En caso contrario, no podrían denegar sus instalaciones a un científico que quisiera hablar de su libro sobre el sistema digestivo de la cochinilla asiática por considerarlo poco adecuado , o poco interesante , ya que dicho científico podría acusar a la universidad de censura…..

    3. Lo lógico entonces es que los estudiantes en uso de su libertad escojan para sus estudios superiores universidades menos sectarias. Eso si es que alguien le da algún valor negativo al sectarismo, y no la escoge simplemente por que es la que me queda cerca de casa. Si, en el caso de una universidad, el sectarismo les sale gratis….pues lo siento por sus alumnos. La solución ya se sabe, a votar con los pies.

    4. En todo caso, la defensa del liberalismo va asociado en la actualidad a lo que en términos cristianos seria “cargar con la cruz”. Quien no sufra esa carga defendiendo el liberalismo, que se lo haga mirar….a lo mejor esa persona descubre que en realidad es un LIBO (liberales de boquilla). Tómese el veto como un honor.

    Por lo demás de acuerdo en todo con el artículo.

    Saludos cordiales.

    1. z3ntinela says:

      El cuarto punto de su comentario, señor Marqués, me sugiere el corolario de que el futuro inmediato de la libertad está en las catacumbas (¿y los coliseos?).

      Esperemos que un poco más allá la Humanidad pueda encontrar un futuro algo más soleado.

  2. z3ntinela says:

    Especialmente lúcido el primer párrafo. En el ámbito político, la libertad ha de ser el fin, mientras que la democracia es tan solo un medio. Sin embargo, en nuestros tiempos, la libertad es olvidada y despreciada, mientras que la democracia se ha elevado a categoría de ídolo supremo.

    En otros tiempos, el absolutismo era monárquico. Hoy, el absolutismo es democrático.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s