Más sobre la reforma fiscal que prepara Montoro

Antonio Maqueda señala en Vózpopuli que “la reforma fiscal que prepara Hacienda terminará saltándose las directrices técnicas y tendrá un objetivo claramente político: hay que bajar el IRPF para salvar la cara del PP ante el votante. Entre la reducción de tramos y la subida del mínimo exento personal y familiar, la rebaja del Impuesto sobre la Renta que prepara Montoro oscilará entre los 4.000 y los 5.000 millones de euros, la cantidad que se estima suficiente para que el ciudadano lo note en el bolsillo”.

A comienzos de la legislatura, el Ejecutivo popular subió el IRPF por valor de más de 4.000 millones de euros. Otras medidas recaudatorias han supuesto 45 subidas de impuestos entre 2012 y 2013. Por tanto, de acuerdo con lo publicado, no queda claro que la reforma fiscal vaya a reducir la carga fiscal heredada por la Administración Rajoy. De hecho, Hacienda reconoce a menudo que uno de los objetivos de la reforma tributaria es “aumentar la recaudación”, por lo que incluso si se da una rebaja en el IRPF, se esperan aumentos en otros gravámenes. De hecho, la Comisión Europea tiene anotados ajustes fiscales por 16.000 millones para el año 2015, justo cuando entraría en vigor la nueva legislación impositiva de Rajoy y Montoro.

En el Impuesto de Sociedades, sin ir más lejos, se espera que bajen los tipos y las deducciones. No obstante, la reducción de las deducciones tendrá un impacto recaudatorio mayor a la rebaja del tipo. ¿Consecuencia? Un impuesto más simple… pero también una fiscalidad más alta. Otras alzas tributarias se darían en la fiscalidad medioambiental, el IBI, los impuestos especiales, etc.

Tampoco está claro que el gobierno vaya a generalizar la fiscalidad de las Sicav mediante una “cuenta de jubilación” que gozaría de un tratamiento tributario más atractivo. En Estados Unidos o Reino Unido, estas fórmulas están plenamente vigentes y permiten que cada ahorrador incluya depósitos, seguros, fondos de inversión o acciones en una cuenta dedicada a crear un complemento para la jubilación. La idea es que el trasvase entre los diferentes productos financieros esté exenta de impuestos.

El Economista ha señalado que Hacienda se está pensando dos veces la aprobación de este vehículo. Por ejemplo, el equipo de Montoro cree que aprobar la “cuenta de jubilación” puede ir contra el cumplimiento del objetivo de déficit. Además, también se ha hablado de dejar las acciones de bolsa fuera del plan, lo que eliminaría buena parte del atractivo de este mecanismo. De media, las pensiones públicas de la OCDE cubren el 57% del salario de los trabajadores, por lo que no habilitar estos complementos supondrá un empobrecimiento notable.

Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s