¿Llegará el “fracking” a Europa?

Hemos hablado ya del impacto que está teniendo el fracking en Estados Unidos. Según cuenta El Mundo, es posible que este “boom” energético llegue poco a poco a Europa y España:

El mercurio roza los 10 grados bajo cero. Pero son temperaturas aún benignas para esta zona y época del año. Gapowo, situado en la región de Pomerania, al norte de Polonia, es una localidad agrícola. Por ese motivo sorprende aún más divisar desde el propio pueblo, a apenas 500 metros, la torre de perforación del pozo de exploración de gas mediante fracking que está construyendo allí la empresa canadiense BNK.

No se trata de una explotación en la que ya se esté produciendo gas para el consumo, sino de una más de las 50 instalaciones de investigación que evaluarán en Polonia el potencial del llamado gas no convencional, el que hay que extraer fracturando el subsuelo mediante una mezcla de agua, arena y productos químicos inyectada a una enorme presión. Y ya en esta fase de investigación se realizan varias etapas de fracking, de unas cuatro horas cada una. A excepción de las gélidas temperaturas y quizá de la nieve, ese mismo paisaje podría comenzar a verse en España a principios del año 2015.

En Burgos, País Vasco y Cantabria -aunque esta última región aprobó por unanimidad una ley que veta el fracking en su territorio- hay seis permisos concedidos para investigar las reservas de gas no convencional -también llamado shale gas- que están ya en las últimas fases de preparación de la información ambiental. Tras su presentación, quedarían pendientes sólo de los periodos de información pública y de análisis por parte de los técnicos de la administración para poder comenzar a perforar en busca de estratos ricos en gas en el subsuelo, a más de 3.000 metros por debajo de la superficie.

Además, la Comisión Europea adoptó ayer en el marco de las políticas energéticas y climáticas una Recomendación -un documento que no obliga a las medidas que contempla- para «garantizar una protección adecuada del medio ambiente y el clima en lo que respecta a la técnica de fracturación hidráulica de alto volumen (también conocida como fracking)», según aseguró la Comisión en un comunicado.

El Ejecutivo comunitario deja así en manos de los Estados miembros la decisión de apostar o no por esta técnica e invita a evaluar los riesgos ambientales, utilizar las mejores técnicas disponibles para garantizar la integridad del pozo y evitar posibles accidentes o verificar la calidad del agua, el aire y el suelo antes de comenzar la perforación. A pesar del visto bueno de Bruselas a la técnica, la Comisión pretende recabar información de cada uno de los proyectos que se lleven a cabo y examinará de nuevo el estado de la cuestión dentro de 18 meses.

Mientras, en países como Polonia, donde la técnica lleva algunos años de ventaja, los últimos cambios legislativos en el país han simplificado la burocracia para los pozos de exploración mediante fractura hidráulica o fracking y han eliminado la obligación de presentar Declaración de Impacto Ambiental (DIA) si el pozo no perforará a más de 5.000 metros de profundidad. «Hasta ahora, la máxima profundidad sin DIA era 1.000 metros, lo que suponía que todos los pozos exploratorios tenían que hacerla. Ahora será lo contrario: para la mayoría de ellos no será necesario hacerlo. La Declaración de Impacto Ambiental será obligatoria en áreas sensibles, por ejemplo, aquellas que estén a menos de 500 metros de viviendas», explica Magorzata Maria Klawiter-Piwowarska, delegada del Gobierno regional de Pomerania para el shale gas.

«La mayoría de los pozos se perforan hasta una profundidad de entre 3.000 y 4.000 metros, y pocas excepciones llegan a algo más de 4.000 en Europa», asegura Troy Wagner, director general de BNK Polonia. «Pero las Declaraciones de Impacto Ambiental sí serán obligatorias en Polonia en áreas incluidas en la Red Natura 2000 y en otras zonas sensibles», explica.

Mientras hace hincapié en la escasa oposición social que hay en la actualidad a la técnica en esta zona del norte de Polonia, Wagner cuenta que el fracking lleva utilizándose en pozos de explotación de gas convencional desde hace décadas. De hecho, el responsable de las instalaciones de extracción de gas y petróleo de la empresa nacional polaca PGNiG en Debki, a orillas del mar Báltico, asegura que allí se utilizó la fractura hidráulica hace ya dos años sin ningún tipo de incidencia ni oposición social.

El “boom” del fracking en EEUU

A continuación, comparto una serie de gráficas que reflejan el impacto del fracking en EEUU, hablando principalmente del salto de producción que se ha producido:

Importaciones de Petróleo caen al menor nivel desde 1987

También en Texas se alcanzan máximos de producción no vistos desde 1981

También en Texas se alcanzan máximos de producción no vistos desde 1981

La producción nacional de petróleo trepó en septiembre a su nivel más alto en 24 años

La producción nacional de petróleo trepó en septiembre a su nivel más alto en 24 años

La suma de la producción de petróleo y gas se acerca a niveles máximos, dignos de los años 70

La producción semanal creció entre 2011 y 2013 a un ritmo de dos millones de barriles diarios

La producción semanal creció entre 2011 y 2013 a un ritmo de dos millones de barriles diarios

EEUU produce el 90% de la energía que consume, cuando a mediados de la década pasada esta ratio era del 65%

EEUU produce el 90% de la energía que consume, cuando a mediados de la década pasada esta ratio era del 65%

La producción de petróleo de EEUU supera ya a Arabia Saudí

La producción de petróleo de EEUU supera ya a Arabia Saudí

Además:

– En cuestión de meses, EEUU tendrá tres campos más desarrollando el fracking y extrayendo más de un millón de barriles al día.
– El ingreso per cápita en ciudades cercanas a los campos de fracking está superando los $65.000 dólares, como podemos ver, por ejemplo, en Midland (Texas).
La posición geopolítica de EEUU se fortalece gracias al fracking: no sufre mayores precios de la energía pese a los conflictos en Medio Oriente; se prepara para ser exportador de gas natural licuado a Asia y Europa; exporta buena parte de los productos petroleros consumidos por países como Panamá, Chile, México, Holanda, Canadá…; las emisiones de CO2 se reducen un 5% entre 2010 y 2012, cayendo un 2% a nivel global; etc.

Por otro lado, el Wall St. Journal destaca el impacto del fracking en el nivel de vida de los más pobres:

“El gobierno de Obama ya reconoce que el “boom” de la fracturación hidráulica crea trabajos de más altos ingresos, garantiza el abastecimiento energético, reduce los costes de las empresas…”

“Un estudio del broker energético Mercator, ubicado en Colorado, cuantifica los ahorros que supone el “fracking” para los hogares estadounidenses. Entre 2003 y 2008, el precio medio del gas natural era el doble de lo que se registra actualmente: hacían falta 7 dólares para sufragar la misma energía que hoy se paga con menos de 3. El 60% de esta reducción se traduce en menores facturas de calefacción y electricidad, un ahorro para las familias de EEUU cercano a los 32.500 millones de dólares en 2013. Sumando a las empresas, hablamos de un ahorro aún mayor, estimado en $110.000 millones al año”

“Según Mercator, el segmento de la población de ingresos más bajos se beneficia más, ya que su gasto en este tipo de facturas es el 10,4% de su ingreso mensual frente al 2,6% que consumen, de media, los hogares de ingreso medio o alto”

El diario económico con sede en Nueva York ha desarrollado esta tesis citando estudios de IHS Global Insight que confirman el beneficio del fracking para los más pobres:

“De media, el fracking añade $1.200 dólares al ingreso real disponible de los hogares estadounidenses”

“El menor coste de las materias primas reduce la factura de calefacción y electricidad, pero también abarata otros bienes y servicios. Además, esto también facilita el aumento de los salarios en la actividad industrial. En 2025, los ahorros anuales podrían ser de $3.500 dólares por hogar, pero para 2015 ya se espera que lleguen a $2.000 dólares al año”

“El crecimiento económico el año pasado fue mayor en $283.000 millones gracias al “fracking”. Para 2025, el impacto podría superar los $533.000 millones”

“En términos fiscales, el “fracking” ha aumentado la recaudación federal y estatal en $74.000 millones de dólares. El fisco podría ingresar $138.000 millones anuales en 2025 si la tendencia continua”

No faltan quienes creen que este “boom” es una “burbuja”. Otros analistas creen que, por mucho que el impulso inicial pueda atenuarse, el crecimiento se mantendrá a medio y largo plazo. El tiempo dirá, pero de momento conviene seguir estudiando el tremendo avance que está suponiendo esta técnica en términos económicos y energéticos.

Anuncios

2 thoughts on “¿Llegará el “fracking” a Europa?

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s