Dallas Buyers Club: una excelente película… con un fuerte mensaje libertario

DBC“Ron Woodroof, el personaje protagonista de Dallas Buyers Club, es un “macho texano” que, en 1985, se entera de que es seropositivo. Después de ser tratado con AZT, Woodroof acaba viajando a México para experimentar otra receta médica basada en proteínas varias y un antiviral no autorizado en EEUU. Las sustancias en cuestión eran perfectamente legales en otros países como Japón, por lo que no hablamos de un tratamiento improvisado. Ante esta situación, Ron empieza a llevar estas medicinas a EEUU de forma clandestina, creando un mercado paralelo. Ya que por sí sola la posesión de los fármacos no es ilegal, Ron y sus asociados ponen en marcha un ingenioso sistema mediante el cual establecen un “club” cuya membresía requiere el pago de una “cuota” de 400 dólares. A cambio, se garantiza el acceso a los medicamentos que Woodroof mete en el país. Woodroof muestra claramente cómo el rechazo de la acción gubernamental solo tiene sentido en el contexto de un aparato estatal capturado por intereses privados. El discurso libertario es tan efectivo en Estados Unidos porque su brújula moral aprecia la capacidad individual de valerse por sí mismo y deplora la dependencia del gobierno, a la cual señala como una invitación a la tiranía. Woodroof lucha contra la excesiva intervención gubernamental en la vida de las personas (los portadores del VIH y enfermos de SIDA, en este caso). Su lucha se plantea frente a los privilegios que concede el gobierno a grandes empresas del sector farmacéutico y sanitario” Letras Libres “La historia de Dallas Buyers Club muestra la ruta de vida personal de un reaccionario y homófobo texano que, debido al Sida, se convierte en un tolerante hombre de negocios que importa tratamientos no autorizados desde México. La película es una historia de privilegios económicos concedidos por el gobierno al sector sanitario y farmacéutico. A lo largo de la historia vemos que la libertad individual triunfa allí donde las Administraciones fallan. En la práctica, es difícil que una burocracia centralizada consiga solucionar graves problemas de salud como era el Sida en los años 80. El mensaje anti-estatal es aún más fuerte por el peso que da la película a su protagonista, alejado de grandes movimientos sociales y decidido a emprender la guerra por su cuenta. Seguro que los simpatizantes liberales del Tea Party disfrutarán del film” The Atlantic “Dallas Buyers Club es una fantástica película y, además, tiene un mensaje libertario muy fuerte, vinculado al emprendimiento, la auto-suficiente, la sobrerregulación y la tolerancia social” David Boaz


Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s