Una agenda de reformas económicas incrementaría el PIB español un 6,7%

La Comisión Europea ha decidido dar un argumento más a los gobiernos, cuantificando los beneficios que supondría la aplicación de una serie de reformas estructurales consideradas clave. Y en el caso de España, la cifra es del 4,4% del PIB en 5 años y del 6,7% en 10 años, según se desprende de una simulación publicada en su último boletín macroeconómico trimestral. Es decir, 45.000 millones y 68.000 millones de euros, respectivamente, en los que se incrementaría el PIB a lo largo de estos periodos.
Éstas son las reformas que propone la Comisión Europea:
– Mejorar la competencia y eliminar regulación. La Comisión detecta margen de mejora tanto en el sector servicios como en el de manufacturas, aunque reconoce que en el segundo hay menos recorrido debido a la competencia con el sector manufacturero de otros países. Según la teoría, las reformas que incrementen la competencia van a forzar a las empresas a bajar los precios y reducir márgenes empresariales. «Dependiendo de la elasticidad de la demanda, esto eleva la producción» e incrementa la demanda de inversión y de mano de obra a medio plazo. La reducción de márgenes también mejora la competitividad de las exportaciones.
– La reducción de las barreras de entrada en el sector industrial incentivaría la incorporación al mercado de nuevas empresas y la búsqueda de nuevas ideas. Según el modelo de la Comisión, esto se traduciría en unos menores costes fijos para las empresas y no se traduciría en bajadas de precios y mejoras de la productividad. En su lugar, esta reforma ampliaría la variedad de bienes producidos.
-Reforma fiscal. «Trasladar la carga impositiva desde los ingresos del trabajo (IRPF, cotizaciones…) al consumo (IVA) de una forma presupuestariamente neutral, incentiva a incrementar los ingresos del trabajo y eleva el empleo, especialmente entre los salarios más bajo. Según la Comisión, esta medida «mimetiza los efectos de una devalucación de la divisa en términos comerciales».
– Mercado laboral. Según Bruselas, reducir las prestaciones por desempleo reduce el salario mínimo a partir del cual un trabajador está dispuesto a trabajar. Esta medida presiona especialmente a la baja los salarios más bajos, pero, a cambio, aumenta el incremento de empleo en ese segmento del mercado laboral es también mayor. El informe de la Comisión asegura que la caída de los salarios se ve «más que compensada» por el incremento del consumo de aquellos hogares en los que sus miembros salen del paro y ven la perspectiva de un ingreso permanente. Además, Bruselas sugiere mejorar las políticas activas de empleo y aumentar la participación laboral de las mujeres y de los trabajadores entre 60 y 64 años.
– Capital humano. El modelo de la Comisión también incluye una mejora en la calidad del sistema educativo, aunque, de forma realista, pospone sus efectos en el tiempo, tanto por las dificultades de implementar este tipo de reformas como por el tiempo que pasa hasta que los estudiantes beneficiados llegan al mercado laboral. Bruselas también contempla medidas específicas para incrementar la participación de trabajadores de alta cualificación lo que, eventualmente, supone un incremento del empleo en el sector de la I+D. I+D Las políticas que incentivan la I+D (deducciones fiscales o subvenciones, por ejemplo) aumentan el número de patentes y la explotación de nuevas líneas de productos. En este caso, advierte Bruselas, el impacto fiscal a corto plazo es negativo.
Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s