El IPC pone fin a 2013 con una tasa anual del 0,2%

Buenos datos en la inflación que mide el IPC:

El IPC ha puesto fin a 2013 con una tasa anual del 0,2%, la misma que en noviembre, pese a que aumentó un 0,1% en diciembre. Ese 0,2% es la tasa más baja de toda la serie histórica, según el indicador adelantado sobre la evolución de los precios en España publicado por el INE. El dato de inflación de diciembre deberá confirmarse el 15 de enero y supondría la tasa interanual más baja que ha registrado el IPC en un mes de diciembre desde que comenzó a elaborarse esta estadística en 1961.

Esta senda moderada de la inflación se produce después de que en noviembre subiera dos décimas por el abaratamiento de los carburantes y lubricantes y tras abandonar el nivel negativo que marcó en octubre, cuando se produjo la primera caída interanual en cuatro años, al bajar el 0,1%. Por otra parte, en su tasa mensual, los precios de consumo registraron en diciembre un aumento del 0,1% respecto a noviembre, según este indicador adelantado.

La tasa de inflación del 0,2% a cierre de 2013 contrasta con la registrada a finales de 2012, que fue del 2,9%, y también con los niveles alcanzados en 2011 y 2010, cuando se situó en el 2,4% y el 3%, respectivamente. El IPC comenzó el año pasado en niveles interanuales elevados, al alcanzar el 2,7%, el 2,8% y el 2,4%, en los tres primeros meses. Esta senda se rompió en abril, cuando el IPC se situó en el 1,4% e inició una senda más moderada. A partir de septiembre y octubre el índice de precios de consumo bajó de forma abrupta al dejar de tener efecto los cambios fiscales en el IVA que se habían producido un año antes. De hecho, en octubre se registró por primera vez en cuatro años una tasa negativa, del 0,1%.

El problema, eso sí, radica en la mediocre capacidad del IPC para registrar la evolución de los precios. Las carencias de este indicador son muchas: se manipula políticamente, no captura efectos de la expansión monetaria, etc. Aquí explica David de Bedoya algunos aspectos importantes para entender estos factores problemáticos. Pese a todo, el ajuste de costes en numerosos sectores es innegable, llevándonos incluso a un miedo irracional a la deflación. Comprobamos, pues, que la devaluación interna de España sigue avanzando.

Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s