¿Tributan las Sicav al 1%?

Lean a Juan Ramón Rallo:

Aquel mantra de que los ricos, merced a las Sicav, sólo pagan el 1% de impuestos no pasa de machacona propaganda en favor del servilismo fiscal. Los ricos, cuando retiran sus ganancias de la Sicav, tributan, como todo español, según su tipo marginal del ahorro; es decir, en la práctica totalidad de los casos, al 27% de las plusvalías. El 1% únicamente lo abonan cuando la Sicav obtiene ganancias con la venta de un activo que, en lugar de distribuírselas a su propietario, son reinvertidas en otros activos dentro de la propia Sicav. Puro sentido común: si la operación financiera se limita a modificar la posición de la inversión (vender Telefónica; comprar Inditex), la plusvalía no se ha transformado todavía en renta corriente del inversor por la que quepa obligarle a tributar. Penalizar fiscalmente la rotación de cartera sólo contribuye a desincentivar la venta de aquellos activos sobrevalorados y la compra de aquellos otros infravalorados, consolidando una engañosa y distorsionadora estructura de precios en los mercados financieros.

Pero no se reconcoma por la envidia. Las condiciones fiscales de una Sicav son calcadas a las que todo hijo de vecino puede disfrutar llevando sus ahorros a un fondo de inversión tradicional (pues el régimen fiscal de las Sicav lo es, en realidad, de todas las instituciones de inversión colectiva, de las que las Sicav o los fondos de inversión son sólo dos subespecies). Sí, en efecto: si usted quiere emular a los multiprivilegiados propietarios de una Sicav, sólo necesita depositar su ahorro en uno de esos diversísimos productos financieros que los bancos gustan de vender como enciclopedias y con cacerolas asociadas.

Ahora bien, las Sicav sí acarrean una importante ventaja frente a los fondos de inversión disponibles para las clases medias: mientras que el rico puede manejar directamente el capital de su Sicav, las clases medias se ven abocadas a confiárselo al gestor del fondo para poder disfrutar del régimen fiscal de las instituciones de inversión colectivas. Es decir, la Sicav es mucho más flexible que un fondo de inversión para aquel que quiera invertir en bolsa por su cuenta y riesgo (paródicamente, pocos de los que claman en contra de las Sicav tienen la más mínima intención de hacerlo).

De ahí que, si como anunciara esta semana el secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre, el Gobierno opta finalmente por crear en 2015 una Sicav para las clases medias (una cuenta de ahorro financiero dentro de la que se puedan comprar y vender activos pagando sólo un 1% sobre las plusvalías mientras no se saque capital de la cuenta), estaríamos ante la primera noticia genuinamente positiva que nos habrá dado este nefasto Ejecutivo en toda su liberticida legislatura. Sería un importante primer paso adelante en la creación de una muy necesaria sociedad de propietarios dentro de España; un primer paso que, para ser realmente efectivo, debería ir inmediatamente seguido por una tributación mucho menos sanguinaria sobre las rentas reales del ahorro.

Otro artículo sobre este tema, aquí.

Anuncios

One thought on “¿Tributan las Sicav al 1%?

  1. leandro dice:

    La verdad es que eso no es exactamente así, y el tema de la SICAV tiene un “conejo dentro de la chistera”. Me explico:

    * Fondo de inversión tradicional: pongamos que aporto 10.000 eruros. Mientras el dinero se mantiene ahí, no hay tributación por la plusvalía (si es que la hay, que vamos a suponer que sí). Si al cabo de unos años decido rescatar el dinero y éste se ha convertido en 12.000 euros por los resulados positivos alcanzados, mi beneficio (2.000 euros) tributará a 21% (sin contar las exenciones por mínimos que pueda haber).

    * SICAV: si aporto a una SICAV los mismos 10.000 euros (imposible, porque es un producto para millonarios que sólo permitan aportaciones mucho mayores como mínimo) Cuando al cabo de esos mismos años me de el mismo beneficio (mis 10.000 euros se ha convertido en 12.000), podré retirar los 2.000 euros (que habrán tributado cada año, en la parte que le corresponda a cada ejercicio, por el 1% -es decir, que no será 2.000 euros sino algo menos-) y aqui viene el truco, SIN TRIBUTAR NI UN CENTIMO.

    ¿Por qué no tengo que tributar al 21% si he rescatado beneficios? Pues porque en una SICAV, que tiene forma de Sociedad Anónima, esa retirada de fondos se hace pasar por una operación de “reducción de capital”, es decir, que lo que digo es que estoy retirando parte de mi capital inical y no de mis benefiios (cosas del sistema de valoración FIFO -First In First Out-)

    Es decir, que un “millonetis” que crea una SICAV aportando 100 “milloncetes” de euros (y buscando a los “hombres de paja” necesarios que le hagan cumplir con el mínimo de socios, podrá retirar ganancias sin tributar -salvo al 1%- mientras no exceda en sus retiradas del capital inicial aportado -los 100 “millncetes”-

    Si el tema de las SICAV fuese, sin más, como explica Juan Ramón Rallo, no habría ninguna polémica por el tratamiento fiscal que reciben.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s