Sobran los infiernos fiscales, no los paraísos fiscales

Interesantes reflexiones del blog Euribor sobre paraísos fiscales y competencia tributaria internacional.

Bahamas, Caimán,…, la mayoría de vosotros habréis escuchado recientemente el nombre de al menos una de ellas, pero por lo general no por su magnífico paisaje o por sus paradisíacas playas. Estos territorios son paraísos fiscales, que han convertido su legislación completa con el único objetivo de atraer a inversores que desean evadir, o, como ellos lo llaman “optimizar” los impuestos de sus países. Pero, ¿cuál es su historia? ¿Por qué se formaron originalmente los paraísos fiscales, cuánto dinero albergan, sería convienente actuar contra ellos?

Como muchas otras prácticas más y menos gloriosas, la elusión de impuestos la iniciaron los antiguos griegos, determinados comerciantes Helénicos ya desde el año 600 dc utilizaban las islas más pequeñas del archipiélago griego para almacenar sus mercancías en tránsito. Su objetivo era evitar el 2% de impuestos sobre la importación impuestos por la República de Atenas, y, mientras que la tasa de impuestos sugiere que los movimientos del comerciante eran más doctrinales que pragmáticos, señalaba de todas formas una señal de algo nuevo en la economía mundial.

Más adelante, cuando finalizó la Guerra Mundial en 1918, los países europeos se encontraron con economías devastadas con una intensa necesidad de fondos para la reconstrucción. Varios de ellos optaron por la solución de la subida de impuestos; algo que la clase alta (con mayor capacidad de movilidad financiera gracias al invento del teléfono, ferrocarriles, etc.), no aceptó de buena forma. Muchos de los burgueses quisieron llevar su dinero a países no devastados por la guerra, y qué mejor opción que la Suiza neutral.

La Confederación Suiza ya había sido un paraíso fiscal anteriormente para los inversores, pero tras la Guerra Mundial sus autoridades redujeron significativamente los impuestos. También lo hicieron otros países, como Liechtenstein, y gradualmente en todo el mundo. Solían ser personas individuales hasta la década de 1950, pero gradualmente pasaron a ser mayoritariamente empresas.

Las razones por parte de los usuarios de los paraísos fiscales son sencillas: desean tributar a una tasa menor que en su país de origen, o mantener sus activos y su capital en un entorno que les proporcione una legislación más segura e irónicamente más transparente que la ofrecida por sus países de origen. Además, debido a la negativa general de estos países a compartir sus registros financieros con agencias tributarias extranjeras, pueden atraer negocios de blanqueo de capitales.

Varios países más pequeños optan por convertirse en centros financieros internacionales – el principio general en su argumento es que menos es más, lo que significa un amplio número de impuestos nominales pagados por empresas extranjeras que suponen una importante fuente de ingresos. Las regiones con menor competitividad también utilizan esquemas de paraíso fiscal para atraer a inversores externos además de banqueros, por ejemplo, haciendo que sea obligatorio para las empresas tener más de una presencia nominal en el país paraíso fiscal, proporcionando trabajo a los residentes locales. Un ejemplo actual lo podemos encontrar en Irlanda, que podría considerarse como un paraiso fiscal y que ha atraído a los cuarteles centrales de muchas internacionales que operan en Europa.

Los países que sufren elusión o evasión fiscal en todo el mundo intentan crear constantemente nuevas medidas legislativas que eviten que sus empresas y profesionales saquen su dinero al exterior. Las organizaciones internacionales, como la OCDE también intentan categorizar y sancionar a los países que actúen como paraísos fiscales, pero dado que estos esfuerzos solamente tratan los síntomas en lugar de las causas de la evasión general de impuestos, suelen no alcanzar sus objetivos propuestos.

Es muy complicado acabar con los paraísos fiscales básicamente porque un estado es soberano para mantener los impuestos bajos, no hay nada malo en ello si sus ciudadanos optan por esa vía y en un mercado globalizado esto no deja de ser una “guerra de precios” en la que atraer a empresas y contribuyentes. Alguien debería pensar que quizás lo que sobran son infiernos fiscales en los que cada vez se exprimen más a los ciudadanos pese a que, por ejemplo, la reconstrucción de la segunda guerra mundial, acabó hace décadas, ahora tenemos más impuestos que entonces. Otra cosa muy distinta es la opacidad sobre la información financiera y el blanqueo de dinero, algo a todas luces inmoral sobre lo que habría que atacar con dureza, pero dado que los que deberían poner las normas son muchas veces beneficiarios de esa opacidad ¿para que van a hacer algo?.

Colección de artículos en defensa de los “paraísos fiscales” y de la competencia tributaria

Los siguientes enlaces incluyen información y análisis en defensa de la competencia tributaria internacional.

– En defensa de los paraísos fiscales (Parte I).
– En defensa de los paraísos fiscales (Parte 2).
Diez buenas razones para defender a los paraísos fiscales.
Paraísos fiscales e infiernos fiscales.
Entrevista con Dan Mitchell sobre políticas tributarias en el mundo.
¿Cae la recaudación en la OCDE por la competencia tributaria con otras jurisdicciones?.
– Por qué la UE y la OCDE no deben restringir la competencia tributaria internacional.
Mentiras y demagogia contra los paraísos fiscales.
La Isla de Jersey, un oasis de libertad económica y prosperidad junto a Gran Bretaña.
Apple, ¿nueva víctima de la Inquisición fiscal?
Mentiras y demagogia contra los paraísos fiscales.
Por qué los “infiernos fiscales” se benefician de los “paraísos fiscales”.
Panamá, otra víctima de la persecución de la OCDE contra la competencia tributaria.
El peso del sector financiero en Singapur, Suiza… y España.
Paraísos fiscales y lavado de dinero: mitos vs realidad.
Competencia fiscal en acción: 1.000 empresas se van de Cataluña a Madrid.
Madrid se convierte en un “pequeño” refugio fiscal.
Gibraltar no es un “paraíso fiscal” según la UE, el FMI o la OCDE.
Dándole la vuelta a la tortilla: qué pueden hacer los “paraísos fiscales” ante la OCDE.

También les recomiendo este artículo de Daniel Lacalle sobre la cuestión.

Anuncios

2 thoughts on “Sobran los infiernos fiscales, no los paraísos fiscales

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s