Lorenzo Bernaldo de Quirós: luces y sombras de la economía española, 2011-2013

Lorenzo Bernaldo de Quirós ve “más luces que sombras” en la economía española. Lo explica en el siguiente artículo, publicado el 24 de noviembre de 2013, que hace un balance optimista del periodo 2011-2013. Eso sí: Bernaldo de Quirós insiste en que la política de gasto e impuestos ha sido equivocada.

Cuando el PP llegó al Gobierno, la economía española se situaba al borde de la bancarrota. Los déficit público y por cuenta corriente se situaban en el 9,6% y el 4% del PIB respectivamente. El PIB registraba tasas de crecimiento negativas desde el cuarto trimestre de 2008. Los problemas del sistema financiero alcanzaba proporciones sistémicas y su solvencia estaba en peligro. La prima de riesgo era de 343 puntos y la amenaza de una intervención ante el cierre de los mercados corría serio riesgo de materializarse.

Dos años después, ese cuadro clínico ha mejorado de manera sustancial. España salió de la recesión en el tercer trimestre de 2013 y el comportamiento del crecimiento y del empleo en 2014 serán sensiblemente mejores que las proyectadas por el consenso de los analistas y los organismos internacionales. Esa situación no ha sido producto del azar. El suministro de liquidez del BCE y la UE han sido fundamentales para evitar el colapso de la economía y superar la recesión pero ello no hubiese sido posible sin la puesta en marcha de una política económica destinada a sanear y restructurar el mecanismo de medios de pago, a dotar de flexibilidad a los mercados –sobre todo al laboral– y, en menor medida, a reducir el déficit de las Administraciones Públicas.

1364894666132

En ese contex-to, el sector privado –las familias y las empresas– ha realizado un esfuerzo titánico para recortar su endeudamiento, 27,8 puntos del PIB en menos de tres años. Por último, la recesión ha eliminado los segmentos más ineficientes del tejido productivo y ha depurado buena parte de las malas asignaciones de recursos realizadas en la anterior fase expansiva. Por otra parte, la experiencia muestra el acierto del Gobierno español en no haber solicitado el rescate, en contra de la opinión de la mayoría de los economistas.

Si esa demanda hubiese sido atendida, la economía se habría introducido en un escenario de recesión-estancamiento de duración imprevisible. A la conjura de esa tentación contribuyó de manera decisiva la existencia de un gabinete con mayoría absoluta que ha dotado a España de una estabilidad política determinante para dar credibilidad a su estrategia de reformas estructurales y de consolidación presupuestaria.

El saneamiento y reestructuración de las cajas y de los bancos ha sido una pieza clave para hacer posible la recuperación. Con sus virtudes y defectos, las medidas impulsadas por Economía para restaurar la liquidez-solvencia del sistema financiero y la aportación del Fondo de Rescate Bancario europeo para facilitar ese proceso ha creado el marco de condiciones adecuado para resolver sus problemas y abrir, aun de manera débil, el flujo de crédito al sector privado.

La reforma laboral ha impulsado de manera decisiva la caída de costes laborales que ha devuelto la competitividad perdida a la economía, ha impulsado un espectacular aumento de las exportaciones que ha transformado un descomunal déficit exterior en un superávit en la balanza de pagos por cuenta corriente y, lo más importante, ha reducido el umbral de crecimiento económico necesario para crear empleo.

El binomio estabilidad política/reformas estructurales junto a la caída del precio de los activos provocada por la recesión han convertido a España en un foco de atracción de inversión exterior y ha inducido un brutal descenso de la prima de riesgo. Los flujos de capital foráneos se han transformado en uno de los motores de la recuperación y en un factor compensador de la aún débil recuperación de la inversión doméstica.

Al tiempo, la restricción crediticia a las empresas abre un campo de financiación nueva, más sano que el derivado de una excesiva dependencia de los préstamos bancarios. Si esta tendencia se consolida, las bases financieras del tejido empresarial español serán más sólidas que las del pasado. La principal asignatura pendiente del Gobierno es la de diseñar y ejecutar una estrategia fiscal y presupuestaria consistente con la estabilidad de las finanzas públicas en el medio/largo plazo y con el crecimiento económico.

La composición del paquete de ajuste implantado por el Ministerio de Hacienda no garantiza una reducción permanente del endeudamiento del sector público, como lo refleja la espectacular carrera alcista de la deuda pública. Las partidas de gasto público estructural permanecen intactas y las subidas impositivas han penalizado la actividad productiva, dificultan el desapalancamiento de los hogares y de las compañías al restarle recursos en un entorno de restricción del crédito y, además, se han traducido en una caída en ve zde en un incremento de los ingresos tributarios por su impacto depresivo sobre el consumo y la inversión.

En los dos primeros años del Gobierno de centro derecha, el tamaño del Estado, medido por la ratio gasto público-PIB, se ha elevado del 45,2% en 2010 al 48% del PIB en 2012; y los tipos impositivos directos, los más dañinos para la economía, son los más altos de todos los países de la OCDE y de la UE. Al mismo tiempo, el Gobierno ha mostrado una sorprendente alergia privatizadora en un contexto de alto endeudamiento del sector público. El gabinete no ha podido, querido o sabido reducir la dimensión de un sector público mastodóntico para una economía como la española. Ésta es la objeción básica a la estrategia económica que ha tenido la ocasión y tiene la mayoría suficiente para adelgazar el Leviatán estatal.

La mejor decisión política de Rajoy fue no pedir el rescate y la peor aplicar un plan fiscal-presupuestario mediocre, contrario al ideario de un partido liberal-conservador, incapaz de consolidar un descenso estructural del endeudamiento del sector público y dotar de mayor fortaleza a la recuperación.

Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s