“El miedo irracional a los alimentos genéticamente modificados” (WSJ)

Como explica el Wall St. Journal en un editorial titulado “El miedo irracional a los alimentos genéticamente modificados”, “miles de millones de personas llevan dos décadas comiendo alimentos genéticamente modificados sin problema. Los agricultores se benefician con la posibilidad de producir cosechas de forma más sostenible y menos costosa. De hecho, los alimentos genéticamente modifcados están presentes en 17,3 millones de explotaciones agrícolas (1/4 de la superficie mundial cultivada en granjas). Más del 90% son pequeñas explotaciones, y muchas están en países en vías de desarrollo”.

Los beneficios que subraya el WSJ son variados: “India ha pasado de importar a exportar algodón gracias al desarrollo del algodón resistente a los insectos. Dicho avance reduce un 25% el uso de insecticidas, aunque en India la reducción es aún mayor (siete veces menos). Por otro lado, las cosechas tolerantes a los herbicidas reducen la erosión de las tierras o la emisión de gases de efecto invernadero”. Hay otros desarrollos que merece la pena subrayar. Por ejemplo, el arroz de nutriente enriquecido que puede ayudar a prevenir la ceguera y la mortalidad infantil.

El WSJ destaca que, por mucho que existan grupos organizados que se oponen al desarrollo de esta industria, “entre el 60% y el 70% de las comidas procesadas que se pueden comprar en EEUU incluyen algún tipo de ingrediente que ha sido modificado genéticamente. No obstante, en buena parte de Europa se limita o se prohíbe este desarrollo. Incluso en África hemos visto a países como Zambia prohibiendo la plantación de maíz genéticamente modificado coincidiendo con épocas de graves hambrunas”. Así, “organizaciones estadounidenses como la Asociación Americana de Medicina y la Academia Nacional de las Ciencias se han unido a entidades internacionales como la Organización Mundial de la Salud a la hora de determinar que estos cultivos son seguros para los humanos y positivos para el medioambiente”.

Sobre esta última cuestión, no está de más señalar que una revisión de 1.700 estudios científicos avala la seguridad de los transgénicos. Así lo explica Daniel Rodríguez Herrera: “un equipo de científicos italianos ha publicado en Critical Review of Biotechnology un metaanálisis de 1.783 estudios científicos sobre organismos genéticamente modificados (OGM), publicados entre 2002 y 2012, y ha concluido que “hasta el momento no se ha detectado ningún riesgo significativo relacionado con el uso de los cultivos transgénicos”.

La siguiente infografía también aporta datos interesantes a este debate: la UE lleva medio siglo retrasando o impidiendo el desarrollo de los transgénicos; los consumidores europeos pierden 9.600 millones de euros al año por este motivo; los estudios co-financiados por la Comisión Europea que han tratado esta cuestión han supuesto un gasto de 300 millones de euros y han determinado la seguridad de los transgénicos; por el no desarrollo de la industria, los agricultores europeos pierden ingresos anuales de entre 443 y 929 millones de euros; este tipo de cultivos ahorra emisiones equivalentes a las de 10 millones de automóviles… Más sobre esta cuestión aquí. Otro artículo de interés, en este enlace. Infografía Transgénicos Mitos

Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s