Dándole la vuelta a la tortilla: qué pueden hacer los “paraísos fiscales” ante la OCDE

Como bien saben los lectores habituales de este blog, suelo defender la competencia tributaria internacional como un sano fenómeno que permite mejorar y optimizar las políticas fiscales. En este sentido, el rol de los paraísos fiscales es fundamental, ya que su existencia contiene y limita la voracidad recaudatoria de otros gobiernos.

Los partidarios de la armonización fiscal tienen otra opinión: prefieren armonizar impuestos para así aumentar la presión fiscal. No en vano, la Comisión Europea ha propuesto que el Impuesto de Sociedades sea único para sus 27 países miembros. Se pretende que las compañías paguen hasta un 45% de sus beneficios al fisco, pretensión que otros reducen… al 30%.

Para legitimar ese “infierno fiscal”, hay quienes llegan al ridículo de afirmar que el Impuesto de Sociedades en España apenas registra un tipo efectivo del 3,5%, cuando la realidad es muy distinta, tal y como ha demostrado Adrià Pérez Martín con datos de Hacienda. Sin embargo, por mucho que estas falacias se desmientan una y otra vez, el imperialismo fiscal de quienes rechazan la “competencia tributaria” sigue presente.

Al hilo del populismo anticapitalista que surge al calor de las crisis económicas. estas quejas van a más, y hasta escuchamos a quienes proponen invadir militarmente los “paraísos fiscales”. No obstante, la mayoría de las acciones contra la competencia tributaria se canalizan a través de la OCDE, esa organización que quiere subir los impuestos a millones de personas pero que funciona como un “paraíso fiscal” en lo tocante a los sueldos de sus empleados.

Como los ataques de la OCDE no paran de crecer, creo que los “paraísos fiscales” deberían plantearse la posibilidad de “darle la vuelta a la tortilla” y aprovechar su fortaleza financiera para abrir una nueva vía con la que contener la ofensiva sufrida en los últimos años. La llave para esta estrategia la tiene la deuda pública.

Tomemos el caso de EEUU: una parte nada desdeñable de la deuda pública del país norteamericano está en manos de centros financieros internacionales ubicados en el Caribe.Hablamos, pues de “paraísos fiscales” que suman una importante posición de acreedores ante el gobierno de EEUU. ¿A cuánto alcanza su posición? Según los datos del Tesoro, no menos de dos billones de dólares (sí, billones con “b”).

Evidentemente, la pujanza financiera de estos refugios fiscales permitiría elevar esa participación de la deuda pública estadounidense. Por eso, sería interesante ver que ocurriría si los vilipendiados “paraísos fiscales” aprovechasen su enorme riqueza para constituir un fondo multilateral financiado enteramente con dinero privado y destinado a comprar deuda pública de la OCDE.

Esta estrategia ya la ha seguido con éxito China: su creciente posesión de deuda pública de la OCDE asegura al país asiático el fortalecimiento de su posición geopolítica. En el caso de los “paraísos fiscales”, esa ganancia de influencia conseguida a base de comprar deuda pública ayudaría a contener el imperialismo tributario que han desplegado en los últimos años numerosos países de la OCDE.

El consorcio en cuestión tendría la virtud de aunar aportaciones privadas llegadas de las diferentes jurisdicciones integradas en el proyecto. La compra de deuda pública ni siquiera tendría por qué aumentar: simplemente se trataría de que todas estas operaciones ya existentes se canalizasen a través del mismo vehículo, para darle una importancia institucional a estos países y demarcaciones que tanto están sufriendo su falta de fuerza en la esfera de las relaciones internacionales.

En el esquema planteado, cada vez que una entidad financiera (bancos, fondos, etc.) radicada en un “paraíso fiscal” desease comprar deuda pública, lo haría usando este vehículo como agente último de compra. No habría ningún impuesto ni tasa encareciendo el proceso: se trataría simplemente de crear un frente unido de cara a las Haciendas de la OCDE, manteniendo eso sí el peso, la propiedad privada y la libertad de inversión de cada operación canalizada mediante este vehículo.

En última instancia, ese fondo multilateral sería como una “central de compra” para la deuda pública de la OCDE. Con el paso del tiempo, podría erigirse en un actor de peso en el ámbito descrito. A fecha de hoy, la situación es de fragmentación total, ya que estas compras se hacen de forma separada.

En el escenario descrito, la influencia de los “paraísos fiscales” en las decisiones de la OCDE sería mayor, ya que su tenencia de deuda pública frenaría parte de los avances contra la singularidad fiscal de estas jurisdicciones. Esta vía propuesta, unida a las alianzas diplomáticas y a la defensa de la soberanía fiscal, podría frenar las restricciones a la competencia tributaria que hemos presenciado en los últimos años.

Puede que esta sugerencia no sea la solución correcta. De hecho, simplemente se trata de una propuesta para el debate. Eso sí: es necesario se coordinen nuevas estrategias y acciones para evitar que estos países se queden indefensos ante los fuertes avances de quienes quieren reprimir la “competencia tributaria”.

ENLACES RELACIONADOS

– En defensa de los paraísos fiscales (Parte I).
– En defensa de los paraísos fiscales (Parte 2).
Diez buenas razones para defender a los paraísos fiscales.
Paraísos fiscales e infiernos fiscales.
Entrevista con Dan Mitchell sobre políticas tributarias en el mundo.
¿Cae la recaudación en la OCDE por la competencia tributaria con otras jurisdicciones?.
– Por qué la UE y la OCDE no deben restringir la competencia tributaria internacional.
Mentiras y demagogia contra los paraísos fiscales.
La Isla de Jersey, un oasis de libertad económica y prosperidad junto a Gran Bretaña.
Apple, ¿nueva víctima de la Inquisición fiscal?
Mentiras y demagogia contra los paraísos fiscales.
Por qué los “infiernos fiscales” se benefician de los “paraísos fiscales”.
Panamá, otra víctima de la persecución de la OCDE contra la competencia tributaria.
El peso del sector financiero en Singapur, Suiza… y España.
Paraísos fiscales y lavado de dinero: mitos vs realidad.
Competencia fiscal en acción: 1.000 empresas se van de Cataluña a Madrid.
Madrid se convierte en un “pequeño” refugio fiscal.
Gibraltar no es un “paraíso fiscal” según la UE, el FMI o la OCDE.

También les recomiendo este artículo de Daniel Lacalle sobre la cuestión.

Anuncios

3 thoughts on “Dándole la vuelta a la tortilla: qué pueden hacer los “paraísos fiscales” ante la OCDE

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s