Ayuda al desarrollo, “remesas” e inversión extranjera

A menudo se nos dice que la “ayuda al desarrollo” es crucial para luchar contra la pobreza. Sin embargo, buena parte de estos programas son meras transferencias de renta entre gobiernos ricos y gobiernos pobres, mientras que aquellos proyectos que sí pueden contribuir al desarrollo se producen, a menudo, en entornos opacos, sin rendición de cuentas y alrededor de sospechas de corrupción. Anualmente, estas partidas suponen $100.000 millones.

Cambiando de tercio, cabe recordar que la ayuda privada que fluye de unos países a otros es un factor fundamental para el desarrollo. En este caso hablamos de dinero privado que los emigrantes envían a sus países de origen. En total, se trata de $400.000 millones de dólares anuales. Países como Tajikistán, Ecuador, Sudán, Egipto, El Salvador, Pakistán, Haití, Armenia, Bangladesh, Honduras, Nepal, Jamaica, República Dominicana o Sri Lanka deben mucho a estas “remesas”. Lamentablemente, el coste medio de enviar dinero ronda el 9% y no experimenta grandes reducciones.

La fortaleza de las “remesas” en el ámbito del desarrollo se une a la inversión privada en el extranjero, canalizada por la vía empresarial, y superior a los $700.000 millones. De estos y otros temas habla este informe del Banco Mundial.

Remittances1_0

Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s