Claves económicas del conflicto gibraltareño

Lorenzo Bernaldo de Quirós habla en El Mundo sobre diferentes aspectos económicos del conflicto entre España y Reino Unido sobre Gibraltar. A continuación destaco cuatro puntos de su artículo:

1. La aplicación de un bloqueo económico contra el Peñón ante la acción de su gobierno sería poco efectiva y, además, perjudicial. Conviene recordar que el empleo en el Campo de Gibraltar depende en gran medida de la economía del Peñón que supone alrededor del 18% del empleo en esa zona de Andalucía y aproximadamente el 13% de su PIB. Por otra parte, la estructura económica del Peñón le hace poco vulnerable a actuaciones de bloqueo en tanto sus principales fuentes de ingresos proceden del sector financiero, del sector marítimo y de las telecomunicaciones. El turismo, aun siendo importante, supone un 10% del PIB gibraltareño. Por otra parte, una actuación punitiva efectiva, por ejemplo el bloqueo del puerto de Gibraltar, forzaría a desplegar efectivos navales costosos con repercusiones imprevisibles desde el punto de vista diplomático y militar.
2. La tesis según la cual el Peñón es un refugio de capital irregular no está soportada por los principales organismos internacionales. En concreto, el FMI y la OCDE consideran que el entorno regulatorio de las finanzas es serio y consideran a la Roca cooperativa en la lucha contra el blanqueo de dinero. En otras palabras, el Peñón no está incluido entre los paraísos fiscales no cooperativos y, por tanto, no cabría imponerle sanciones por ese concepto.
3. La composición del comercio exterior Gibraltareño está muy diversificada tanto en el ámbito de sus ventas como de sus compras al exterior. El 31% de sus exportaciones van al Reino Unido, el 22,7% a España, el 13,7% a Alemania, el 10,4% a Turkemistán, el 8,3% a Suiza y el 6,7% a Italia por citar sus principales socios. Esto significa que la posible introducción de sanciones comerciales contra el Peñón que tuvieran un impacto significativo sobre su economía implicaría su aceptación y apoyo por parte de la Unión Europea, lo que parece y es una hipótesis de inviable materialización. Así pues, esta vía de represalias resulta impracticable.
4. El Reino Unido tiene capacidad de influir sobre las autoridades gibraltareñas… pero ésta ha disminuido de manera sustancial en las últimas dos décadas. Si Londres suponía el 60% del PIB de la Roca en 1984, ahora supone sólo el 6% y, básicamente, por la aportación de ingresos a las arcas del Peñón de su base naval. Por otro lado, la Corte de Justicia Europea resolvió en diciembre de 2008 que las autoridades de La Roca tienen desde el punto de vista constitucional, político y administrativo un status diferente al de Gran Bretaña. Esto concede un margen de maniobra estrecho al gabinete de Cameron para imponer a los gibraltareños una solución contraria a sus deseos.

El segundo punto toca un tema recurrente en las discusiones sobre este asunto, destacando que Gibraltar es un “paraíso fiscal” completamente integrado en los acuerdos de cooperación que exigen la UE, la OCDE y el FMI para así dar su visto buenoa  las políticas económicas de estas jurisdicciones. La afirmación de Bernaldo de Quirós no debería resultar polémica:

1. Las autoridades de Gibraltar cumplen con las directivas y regulaciones comunitarias, suscribiendo además las reglas de la OCDE para la “competencia tributaria” y los “paraísos fiscales”.
2. Gibraltar ha ofrecido un tratado de intercambio de información a España, pero al no serle reconocido al Peñón el estatus de interlocutor, el acuerdo ha quedado bloqueado.
3. Analistas internacionales y académicos españoles reconocen que el marco fiscal gibraltareño es atractivo y atrae capital e inversiones, si bien esto no significa que el país sea un “paraíso fiscal”.
4. Las propias autoridades británicas han actuado contra la soberanía fiscal gibraltareña para luchar por una fiscalidad más elevada, por lo que esta batalla no se ciñe únicamente a los políticos españoles.
5. Desde hace tres lustros, Gibraltar ha adaptado su marco regulatorio y fiscal para adaptarse a las normas internacionales que regulan la “competencia tributaria” y la existencia de “paraísos fiscales”.

Por tanto, ni siquiera cabe tildar de “paraíso fiscal” a Gibraltar: se trata de una jurisdicción con fiscalidad reducida pero su centro financiero está integrado en el marco regular de la Unión Europea. Esto no significa que este tipo de jurisdicciones sean superiores a los “paraísos fiscales”: en realidad, necesitamos que existan las dos cosas (jurisdicciones de fiscalidad reducida y “paraísos fiscales”) para así asegurar que la “competencia tributaria” internacional nos sigue blindando de las bajas pasiones intervencionistas de los gobiernos.

COLECCIÓN DE ARTÍCULOS EN DEFENSA DE LOS “PARAÍSOS FISCALES” Y LA “COMPETENCIA TRIBUTARIA”

Los siguientes enlaces incluyen información y análisis en defensa de la competencia tributaria internacional.

– En defensa de los paraísos fiscales (Parte I).
– En defensa de los paraísos fiscales (Parte 2).
Diez buenas razones para defender a los paraísos fiscales.
Paraísos fiscales e infiernos fiscales.
Entrevista con Dan Mitchell sobre políticas tributarias en el mundo.
¿Cae la recaudación en la OCDE por la competencia tributaria con otras jurisdicciones?.
– Por qué la UE y la OCDE no deben restringir la competencia tributaria internacional.
Mentiras y demagogia contra los paraísos fiscales.
La Isla de Jersey, un oasis de libertad económica y prosperidad junto a Gran Bretaña.
Apple, ¿nueva víctima de la Inquisición fiscal?
Mentiras y demagogia contra los paraísos fiscales.
Por qué los “infiernos fiscales” se benefician de los “paraísos fiscales”.
Panamá, otra víctima de la persecución de la OCDE contra la competencia tributaria.
El peso del sector financiero en Singapur, Suiza… y España.
Paraísos fiscales y lavado de dinero: mitos vs realidad.
Competencia fiscal en acción: 1.000 empresas se van de Cataluña a Madrid.
Madrid se convierte en un “pequeño” refugio fiscal.

También les recomiendo este artículo de Daniel Lacalle sobre la cuestión.

Anuncios

5 thoughts on “Claves económicas del conflicto gibraltareño

  1. Marqués dice:

    Creo que es un error enfocar el asunto de Gibraltar desde un punto económico. Aunque mucha gente utilice dicho argumento de forma demagógica, en el sentido de igualar baja fiscalidad con el mal absoluto, no es este el “meollo”.

    El “meollo” se llama cumplimiento o no del tratado de Utrecht . ¿O acaso sería defendible la posición beligerante en el asunto si los impuestos en dicho enclave fueran más altos que en España? No, o al menos no por ese motivo.

    Habría que hacer un esfuerzo por desligar los dos conceptos ( derechos de soberanía e impuestos).

    Saludos.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s