Algunas claves de futuro económico para la tauromaquia española

1F0K6673
Morante de la Puebla en la Corrida Goyesca de Ronda (septiembre de 2013)

El pasado 1 de agosto de 2013, la retransmisión de la encerrona de Alejandro Talavante en La 1 de TVE confirmó el buen desempeño de la tauromaquia en términos de audiencia. La corrida tuvo una cuota de pantalla del 10,8%, superando los datos de la Vuelta Ciclista a España, mejorando la audiencia media de TVE y duplicando el “share” del canal frente a los datos del domingo anterior.

En términos de costes, cada minuto retransmitido supuso diez veces menos que el coste de cada 60 segundos de la serie “Isabel”, también de TVE. Comparando ambos proyectos audiovisuales del canal público, vemos que el coste de cada punto de “share” fue diez veces inferior en el caso del festejo taurino.

Esta es la única corrida de toros que ha retransmitido TVE durante la presente temporada. De hecho, solamente se han programado dos festejos en los últimos ocho años. Además, el evento tuvo lugar coincidiendo con la jornada de liga y con la “operación retorno”, y además se retransmitió “partido” entre La 1 y La 2, ya que el segundo canal recogió la última parte del festejo.

Por tanto, es difícil sacar conclusiones más profundas, más allá del éxito de audiencia que supuso la corrida de Mérida. Pese a todo aquí van algunas observaciones.

A tenor de los datos de las retransmisión de TVE, estas son las CCAAs que, a priori, muestran un mayor interés por los toros:

  • La Rioja 35,8%
  • Extremadura 35,7%
  • Castilla y León 26,2%
  • Navarra 25,2%
  • Castilla-La Mancha 17%
  • Murcia 14,5%
  • Aragón 13,6%

En “terreno medio” estarían Andalucía, Madrid, País Vasco y Comunidad Valenciana, con seguimientos de entre el 7% y el 10%. Por último, el seguimiento sería bajo en Baleares, Asturias, Galicia, Cataluña y Canarias (todas con menos de un 6%). Por número total de espectadores, los datos son elevados en Andalucía (201.000), Castilla y León (123.000), Madrid (113.000), Extremadura (100.000), Cataluña (78.000) o Comunidad Valenciana (76.000).

En cuanto a los grupos de edad que siguieron la retransmisión, hay que tener que el share fue especialmente alto entre los mayores de 55 años. Este grupo incluye a los mayores de 65 años, un colectivo golpeado por la crisis que sin duda puede relanzar la asistencia a las plazas si se adaptan los precios. Entre los jóvenes de 13 a 24 años, el rating medio de los diferentes grupos de edad medidos fue de 6,15 puntos, frente al 6,8 registrado entre los espectadores incluidos en grupos de más de 25 y menos de 35 años. Esto indicaría que las acciones de atracción de espectadores pueden centrarse más en los jóvenes de 25 a 35 en vez de en los públicos de 13 a 24.

_DSC0069

UN SECTOR TELEVISADO, DESPOLITIZADO, LIBERALIZADO Y BIEN GESTIONADO

Otro aspecto que no debemos olvidar es el de la importancia que tiene, en general, la presencia de la tauromaquia en los medios de televisión en abierto. Esta batalla por la visibilidad implica recuperar espacios en los informativos y los programas ordinarios. No obstante, la tauromaquia sale beneficiada, ante todo, con la retransmisión de festejos. De hecho, los datos de Vicente Royuela en “La economía del escalafón” muestran que las regiones en las que más se expandió la tauromaquia durante el periodo 2003-2007 fueron aquellas en las que se retransmitieron corridas en abierto: Murcia (+61%), Andalucía (+41,8%), Castilla-La Mancha (+39%) y, en menor medida, Madrid (+16,9%).

Evidentemente, el mapa audiovisual español liga al capricho político la emisión de estas retransmisiones. Es por eso que he reivindicado en numerosas ocasiones que privaticemos todos los medios de comunicación, como también he llamado a conseguir que la difusión de las corridas y de la actualidad de la tauromaquia gane peso en canales privados generalistas (Antena 3 y Telecinco) y en emisoras privadas de audiencias menores. Todo esto va en la línea de mis propuestas de liberalización de la tauromaquia, que pasan irremediablemente por reducir el peso del Estado en el sector y detener el prohibicionismo. A lo anterior se unen otras recetas de crecimiento que he propuesto de forma genérica para todos los sectores económicos: fin de las subvenciones acompañado de una rebaja generalizada de impuestos.

Por supuesto, el reto último para el sector pasa porque las plazas ganen espectadores y programen de acuerdo a los gustos del público. Un ejemplo a seguir es el de la ciudad de Cuenca, donde Maximino Pérez ha conseguido que el 10% de los habitantes de la ciudad esté abonado a la Feria. El salto ha sido notable: se ha pasado de 400 a 5.000 afiliados. Algo similar ocurre en su gestión de Ciudad Real: de 400 a 2.000 fieles en apenas un lustro. Otro ejemplo de buen hacer es el coso de Olivenza o la plaza de Pontevedra, dos ferias que quizá escapan al gran público pero que muestran un desempeño notable en plena crisis económica.

Finalmente, dejo esta tertulia del programa esToros en la que se reflexiona sobre los retos del sector en diferentes campos:

Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s