¿Perjudica la exigencia académica a los estudiantes de familias de menos ingresos?

Como explica Domingo Soriano, “decir que “la exigencia académica perjudica a los pobres” es un mantra de la izquierda. Quienes lo pregonan parecen no darse cuenta del desprecio que lleva implícito por todos esos alumnos de origen humilde que se superan día a día a base de trabajo y esfuerzo”. Pues bien, según las estadísticas de la OCDE compartidas en sede parlamentaria española, “el nivel socioeconómico “explica el 13% de la varianza de las notas en la enseñanza básica, un 3% en el bachillerato, un 2% en las pruebas de acceso a la universidad y menos del 1% en la facultad”.

“Esto quiere decir que en los primeros niveles educativos sí puede observarse una cierta ventaja para los alumnos con padres más pudientes o de nivel educativo superior. Por eso, hay que hacer un esfuerzo para que aquellos algo menos afortunados no se queden atrás. Pero a partir de la enseñanza secundaria y, sobre todo, de la universidad las diferencias son mínimas. Tiene lógica, un estudiante que ha superado las dificultades lógicas de haber nacido en un hogar con un nivel cultural algo más bajo al llegar a la facultad puede mirar a sus compañeros de frente, sin ningún temor. En este sentido, aumentar la exigencia para las becas o repartir éstas de forma desigual en función del desempeño sólo puede favorecerle. Uno de los problemas de las universidades españolas es su masificación, que acaba igualando a todos los estudiantes a la baja. No es lo mismo sacar todo sobresalientes que aprobados. Destacar a los que mejor lo hagan, también con las becas, debería servir para marcar diferencias entre la masa de licenciados. Esto servirá a todos, pero a los estudiantes con menos contactos o vías de acceso al mercado laboral más restringidas es a los que más les ayudará”, señala Soriano.

El artículo también plantea otras cuestiones: “el 20% de los estudiantes que acceden a la universidad con una nota inferior a 5,5 puntos en la prueba de acceso abandona la universidad en el primer año. Sólo un 25% se gradúa a tiempo y apenas el 44% llega a titularse. ¿Tiene sentido que el contribuyente pague a estos alumnos por un tiempo perdido?”. Además, Soriano también cuestiona que sea un drama el potencial “descenso del porcentaje de licenciados universitarios, porque haya alumnos que se piensen dos veces si merece la pena ir a la facultad o si es eso lo que realmente quieren hacer. España es uno de los países de Europa con más universitarios, en el que estos sacan menos partido a sus títulos y en el que hay más trabajadores sobrecualificados (en tareas inferiores a su formación)”.

Pueden leer el texto al completo haciendo click aquí.

Anuncios

5 thoughts on “¿Perjudica la exigencia académica a los estudiantes de familias de menos ingresos?

    1. mario dice:

      Las becas deben ser para las personas pobres y está bien exigirle rendimiento al pobre de lo contrario nunca va a dejar pobre y arruinado, hacia adelante no se puede ir a base de dar lástima y creyendo que dando lástima uno ya ganó su derecho, pero hay gente que contar de defender su ideología idiota se marea inventando argumento que ni ellos creen

  1. Marqués dice:

    “Las estadísticas de la OCDE compartidas en sede parlamentaria española, “el nivel socioeconómico “explica el 13% de la varianza de las notas en la enseñanza básica, un 3% en el bachillerato, un 2% en las pruebas de acceso a la universidad y menos del 1% en la facultad”.”

    Dos cosas:

    o Me parece muy bien que lo diga la OCDE. Sin embargo la OCDE no tiene la verdad revelada. Puede ser verdad o mentira…Es un dato que aporta poco. ¿acierta la OCDE en más de un 50%? Por que si no tiene la misma fiabilidad que una moneda al aire.
    o Cuando de habla de nivel socio-económico, se tiende a equiparar exclusivamente con nivel económico. Seguramente las notas están mucho (pero mucho) más relacionadas con el nivel socio-cultural y con el nivel socio-moral de la familia. No es cuestión de unos cuantos cientos (miles) de euros.

    Saludos.

  2. Universitario dice:

    “el 20% de los estudiantes que acceden a la universidad con una nota inferior a 5,5 puntos en la prueba de acceso abandona la universidad en el primer año. Sólo un 25% se gradúa a tiempo y apenas el 44% llega a titularse. ¿Tiene sentido que el contribuyente pague a estos alumnos por un tiempo perdido?”
    La logica a esto es sencilla. Las becas son “oportunidades” que a la gente menos socioeconomicamente capacitadas se les concede para intentar mejorar su formacion. El 20% que dura un año, pues se le ha concedido su oportunidad, el 25% que se ha graduado a tiempo, pues claro que merece pagarle, ha perdido algun tiempo? Y el 44
    % restante, te aseguro que el contribuyente no le ha pagado nada, porque sino la saco a tiempo, no tubo derecho a beca, asique por estadistica, no es dinero perdido

    1. mario dice:

      Las becas deben ser para las personas pobres y está bien exigirle rendimiento al pobre de lo contrario nunca va a dejar pobre y arruinado, hacia adelante no se puede ir a base de dar lástima y creyendo que dando lástima uno ya ganó su derecho, pero hay gente que contar de defender su ideología idiota se marea inventando argumento que ni ellos creen

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s