Subsidios y rentas del petróleo en Ecuador: datos y consecuencias

Ecuador acaba de anunciar que cerrará embajadas, explorará el petróleo del Yasuní, reducirá las dietas de comida para los funcionarios y ajustará los subsidios al gas y la gasolina. Esta serie de medidas muestra que el régimen del “socialismo del siglo XXI” empieza a enfrentar la insostenibilidad inherente de una estrategia económica basada, hasta la fecha, en disparar el gasto público al calor de una fuerte “burbuja” en el precio del petróleo.

Refiriéndonos específicamente a la cuestión de los subsidios, es importante señalar que esta partida supone alrededor de 6.000 millones de dólares, después de que el régimen de Rafael Correa haya creado diez nuevos subsidios en siete años. Al respecto, el economista Pablo Beltrán ha afirmado que “entre 2006 y 2012, los subsidios crecieron un 148%, más del doble de lo que creció el PIB. Esto es muy peligroso, porque refleja que no hay sostenibilidad en el futuro”.

Buena parte de este gasto se va a financiar el gas o la gasolina, aunque también hay un número creciente de ecuatorianos que recibe transferencias de dinero público por criterios de redistribución de la renta. En total, 6,3 millones de ecuatorianos son receptores de estas ayudas, cifra importante si tenemos en cuenta que representa el 40% de la población del país andino. La cifra representa un notable aumento frente a los datos de 2005, cuando los subsidios de este tipo llegaban a 4,71 millones de personas. En contraste, los datos para Perú hablan de 2,6 millones de receptores, mientras que en Chile se registra 1,3 millones de beneficiarios.

¿Qué resultados tienen estos problemas? En materia de reducción de la pobreza, lo cierto es que Perú ha conseguido mejores resultados que Ecuador gracias a un modelo basado en menos subsidios y más oportunidades económicas. De hecho, en 2012 no se apreciaron modificaciones sustanciales en la tasa de pobreza de Ecuador, mientras que Perú vivió la salida de la miseria de más de medio millón de personas. Algo similar ocurre si comparamos la evolución de Chile y Ecuador, ya que el modelo liberal del primer país ha tenido un desempeño mucho mejor a la hora de reducir la pobreza que el paradigma del “socialismo del siglo XXI”.

En lo tocante a la reducción de gasto corriente (burocracia del servicio exterior y dietas de comida para funcionarios), hay que señalar que este tipo de medidas contrasta con la tónica del régimen correísta, favorable a disparar tanto el gasto público en total como el gasto corriente en particular. Como muestra de estas políticas, sirvan los siguientes datos:

Entre 2006 y 2012, el Estado ha pasado de consumir el 26,3% de la economía nacional a gastar alrededor del 50% del PIB. La tendencia es claramente alcista, con partidas como la propaganda gubernamental subiendo más de un 1.325%.

La plantilla de empleados públicos ha crecido en 100.000 personas desde 2007. El gasto destinado a pagar los sueldos de la burocracia no ha parado de subir: en 2011 consumió la friolera de 7.264 millones de dólares, una cifra mayor a la de 2007 en casi un 100%.

Todo esto contrasta con el aumento de la deuda pública. Se aprecia con preocupación, además, la huida de la inversión privada, preocupante tendencia que amenaza con sentar las bases de una economía cada vez menos dinámica y cada vez más dependiente de un Estado que, a su vez, cuelga cada vez más del alto precio del petróleo.

Por último, en lo referente a la exploración del petróleo del Yasuní, quisiera hacer tres consideraciones de entrada:

1. Es preocupante que la estrategia de chantaje ecológico haya sido instaurada como nueva forma de política medioambiental.
2. También es realmente cínico que se digan “defensores del medio ambiente” quienes se oponen a esta medida pero apoyan la desaparición del toro de lidia a través de la prohibición de la tauromaquia, industria que además de preservar dicha especie da empleo a 50.000 ecuatorianos.
3. Por otro lado, es gracioso que hable de hacer una exploración responsable del Yasuní el mismo régimen bajo el cual se produce un derrame petrolero cada semana.
Por otro lado, refiriéndome ya a la decisión del régimen correísta de hacer la susodicha explortación petrolera en el Yasuní, quiero citar la siguiente reflexión del economista Vicente Albornoz, titulada “Si no hubiera pajaritos” y centrada en las consecuencias económicas de esta decisión:

Más allá de cualquier consideración ecologista, explotar el Yasuní no es una buena idea. Aun si no hubiera un solo pajarito en esa zona, los problemas del Ecuador no van a resolverse con más petróleo. Los países muy ricos en recursos naturales tienden a tener gobiernos grandes, cómodos, acostumbrados a vivir de las agradables rentas del petróleo (o del cobre, el gas, la soya o lo que sea).
Como contraparte a un sector público inflado, se suele tener sectores privados pequeños, ineficientes, acostumbrados a vivir de los contratos públicos. Y una población dependiente de los empleos del Gobierno o de los empleos de las empresas que tienen contratos con él. Aumentar los recursos naturales disponibles para el Estado sólo empeora estas características. Es cuestión de ver cómo son Nigeria, los países del Golfo, Venezuela, Bolivia, etc.
Adicionalmente, cuando el Estado es el principal receptor de esas rentas (y como son tan grandes, casi siempre termina adueñándose de ellas), puede financiar un enorme gasto público sin cobrar una cantidad equivalente de impuestos. Por ejemplo, el Presupuesto General del Estado para este año espera un gasto público de USD 32 000 millones, pero ingresos por impuestos de únicamente 13 000 millones. De modo que “servicios públicos” por un valor de 32, a los ciudadanos nos costarán sólo 13 (el resto se cubre con ingresos petroleros y endeudamiento y la facilidad para endeudarse está conectada con tener petróleo).
Pero lo grave es que, pagando 13, se recibirán servicios valorados en 32, de manera que no vamos a sentir el costo real de lo que recibimos y no tendremos ningún incentivo para pelear para que ese gasto sea de mejor calidad, más eficiente, mejor enfocado, más transparentemente manejado, etc. Pocos gastos hay tan absurdos como el subsidio a los combustibles (porque beneficia a los más ricos, a los contrabandistas de gas y contamina el medioambiente). Pero se ha mantenido desde hace décadas y crece año a año. Pues un gasto tan absurdo sobrevive porque a nadie le cuesta dado que se paga con los ingresos petroleros. Si el subsidio a los combustibles se pagara con impuestos, podemos estar completamente seguros que no existiría. 

Un país cuyo Gobierno gasta dos veces y medio lo que cobra en impuestos, se llena de “súbditos” y no de “ciudadanos”. Y de “reyes” en lugar de “presidentes”. No, tener más campos petroleros no va a solucionar los problemas del país. Nos va a hacer más dependientes del petróleo y de su precio. Y cuando el precio baje, el golpe va a ser todavía más fuerte que en las dolorosas caídas de 1981, 1986 ó 1998 (porque además de todo lo señalado, las economías dependientes de recursos naturales son muy volátiles). Y todo esto, sin considerar ni al 0,1% de los pajaritos.

Por último, y en relación con las observaciones de Albornoz, hay que destacar que la volatilidad económica de Ecuador ha ido a más debido a la mayor dependencia del precio del petróleo que se ha desarrollado desde 2007. Pueden saber más sobre esta cuestión haciendo click aquí.

Anuncios

2 thoughts on “Subsidios y rentas del petróleo en Ecuador: datos y consecuencias

  1. jucehovi dice:

    Amigo, leo tus comentarios, aunque desconozco la situación del país hermano del ecuador, sin embargo aquí en Perú si bien es cierto dicen las cifras macro economicas que hay 1/2 millón de peruanos que han salido de la pobreza, pero somos 33 millones y ecuador 16 millones, aquí en Perú el principal problema es la corrupción gracias al modelo liberal demasiados huecos en materia de justicia que si te contara los casos no son solo escandalosos sino ya fuera de la razón, te diré algunos yo vivo en Chiclayo una ciudad al norte de Perú polo de desarrollo mas importante que Piura y Tumbes, sin embargo aquí tiene un mercado que recolecta 5 millones de dolares al año y vieras el pésimo estado de todas sus instalaciones y a nadie le importa y nadie puede hacer nada, aquí mismo en Chiclayo existió una banda de extorsión y cupos de construcción y a los autos, por mas de 15 años en pleno boom peruano y nadie pudo hacer nada tuvieron que venir 15 fiscales, 300 policias encubiertos desde lima y meter preso al general de la policía, claro después de cuanto actos de muerte y sicariato y lo ultimo el ex alcalde Beto Torres, http://elcomercio.pe/opinion/columnistas/manos-sucias-mariella-balbi-noticia-1763771
    reelegido 3 veces ha desfalcado la municipalidad con mas de 100 millones de dolares, lo mismo tuvieron que venir de Lima para meterlo preso por que aquí todos estaban vendidos el Poder Judicial a nivel nacional es el mas corrupto de todo el mundo, en Tumbes eligieron a un Presidente regional que robo todo vendió todo y ahora esta prófugo junto a 3 mas en todo el Perú, su alcaldesa de Tumbes también “hermana de la religión” desfalco el municipio y esta no habida, el colmo en las ultimas elecciones regionales 3 ex presidentes regionales presos ganaron elecciones, mis paisanos están locos, sin embargo aquí el canon minero se reparte por lugar de explotación por ejemplo aquí Chiclayo recibe 0 por que no hay minas y sin embargo Ancash un departamento con la mina mas grande cobre recibe al año 400 millones de dolares y no se saben donde están lo mismo Tumbes y muchas regiones mas, mi país esta podrido por dentro de sus instituciones publicas, es muy triste, la Sunat la entidad recaudadora de impuestos persigue a los negocios pequeños peluquerías, bodegas las cierra las multa, es que la presión tributaria es fuerte pero desproporcionada, sin embargo en el gobierno de Fujimori, conseciono la empresa de telecomunicaciones a Telefonica del Peru (española) por 10 años y desde 1990, le han renovado el contrato y tenemos la peor internet de toda la region, y encima le debe al gobierno http://elcomercio.pe/economia/peru/sunat-apelara-fallo-favor-telefonica-deuda-tributaria-noticia-1555834 mas 800 millones de dolares y hasta ahora nada y todos los gobiernos le han renovado y nunca se ira. La corrupción es el peor lastre de un país, la educación es la peor del mundo, aquí es un negocio es una pena, la gente es estafada pero nadie dice ni hace nada, tenemos congresistas que ni siquiera saben hablar, también ex presidiarios, sin carrera alguna, claro aquí en Perú solo necesitas 25 años nada mas, y sin embargo yo pienso irme a vivir a Cuenca de su amado país, aquí es insostenible basura, delincuencia, sicariato, corrupción, pero si mucha plata macro económica, comparar las cifras así no dice mucho. Espero que sus riquezas las redistribuyan en su pueblo y no vendan su país por que eso solo crea esclavos capitalistas.
    Un abrazo y un saludo.
    http://trome.pe/actualidad/delincuencia-se-incremento-mas-30-1611323

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s