Hernán Büchi reflexiona sobre el desarrollo de Chile

Hernán Büchi analiza en la siguiente conferencia varios aspectos fundamentales para poner en contexto y entender mejor el desarrollo social y económico de Chile.

Rescato algunos comentarios de la primera parte de su intervención, en la que Büchi pone en valor el progreso socioeconómico del mundo desde comienzos del siglo XIX hasta hoy:

– En los años 50 del siglo XX, Argentina o Venezuela eran países más ricos que España. Corea del Sur estaba muy por debajo que el país ibérico. Ahora, Corea del Sur está muy por encima de Argentina y Venezuela, dos países que también se han empobrecido en términos relativos contrastando con el enriquecimiento de España. Esto muestra que el desarrollo es posible y, además, es dinámico. – Detrás del crecimiento económico hay más esperanza de vida. En Reino Unido, la Revolución Industrial lo demostró primero y luego el fenómeno llegó al resto del mundo. Antes, llegar a los 40 años de edad era lo habitual.
– En el 1750 a. C. hacían falta 50 horas de trabajo (sueldo país desarrollado) para una hora de luz con lámpara de aceite. Llega la Revolución Industrial: en 1800, seis horas de trabajo permitían comprar una hora de luz con una vela… pero en 1980, una lámpara de queroseno podía comprrse con un cuarto de hora de trabajo. Hoy, con medio segundo es suficiente para financiar una hora de luz fluorescente.
– Un viaje París y Burdeos pasó de costar un mes a menos de un día de trabajo. Lo mismo aplica para Chile: era un lujo viajar de Valparaíso a Santiago, hoy está al alcance de cualquiera, rico o pobre.
– Basta con acudir a cualquier choza de pobreza para comprobar que los procesos, materiales y medios manejados son contaminantes y poco eficientes.
– Nigeria es un ejemplo de país que ha tenido auges y retrocesos. El PIB per cápita nigeriano pasó de 110 a 850 dólares entre 1960 y 1980, cayó luego a 230 en 1985 y se mantuvo constante durante décadas. Después ha repuntado espectacularmente desde el 2000 (de 370 a 1.500 dólares entre 2000 y 2011).
– Países como Brasil muestran que el crecimiento y el desarrollo necesitan cimientos sólidos. Lula y Rouseff reconocen abiertamente que si Cardoso no hubiese reformado la economía y controlado la inflación, el progreso de los 2000 no habría sido posible.
– Hay correlación entre crecimiento y felicidad, pero no entre distribución del ingreso y la felicidad.
– Para analizar los datos de distribución de ingresos debemos fijarnos en la evolución de las personas, en la movilidad social, o podemos llegar a errores.

A continuación, Büchi se centró en Chile, haciendo reflexiones como las que siguen:

– Tenemos un periodo largo y mediocre que precece al despegue de las últimas décadas, tanto en el crecimiento como en otros indicadores de bienestar: esperanza de vida, índices de pobreza, mortalidad infantil, acceso a la educación, alimentación, acceso a agua potable, etc.
– Respecto a la distribución del ingreso, si repasamos la historia de acuerdo con el coeficiente Gini y de los últimos cincuenta años, parece que no se han dado cambios en la desigualdad. No obstante, si hacemos como Claudio Sapelli y consideramos la evolución de cada generación, vemos que la desigualdad hoy es mucho menor entre quienes tienen entre 25 y 34 años que entre las personas de 55 a 64 años de edad.
– Analizando por generaciones los indicadores de desarrollo, entendemos mejor esta cuestión. Por ejemplo, entre las personas de 55 a 64 años, el 39% tiene educación secundaria… pero entre chilenos de 25 a 34 años de edad, este porcentaje es del 85% frente al 80% de la OCDE. Por otra parte, cuando se contabilizan todos los ingresos de cada hogar comprobamos que, entre 1990 y la actualidad, la desigualdad pasa de una ratio 15 a una ratio 13,5 en el índice 10/10 (compara 10% más rico y 10% más pobre). Este indicador está al nivel de España y se mantiene en el 22,3 en la UE.
– Desafío clave para América Latina y Chile: ha bajado mucho la productividad y es necesario volver a aumentar este indicador.

Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s