Salvar a Detroit con un paraíso fiscal: ¿nueva utopía libertaria?

Rodney Lockwood Jr. es el presidente de una compañía dedicada al desarrollo, la construcción y el manejo de comunidades residenciales. Hasta la fecha, su empresa ha construido 60 diferentes urbanizaciones que equivalen a 7.000 hogares y 20.000 personas. La mayoría de su trabajo se ha desarrollado en Michigan, por lo que la bancarrota de Detroit le ha dado una oportunidad para promover una solución de libre mercado a la decadencia económica de la ciudad.

Su idea, que sin duda peca de utópica, se centra en convertir una pequeña isla del Río de Detroit en un “paraíso fiscal”. Concretamente, Lockwood espera que la ciudad le venda dicho territorio insular para desarrollar ahí una “ciudad chárter” que acogería a 50.000 personas y funcionaría, en la práctica, de manera parecida a Singapur, Mónaco o Liechtenstein.

Según Lockwood, la inversión que necesita el proyecto es de 1.000 millones y el plazo de desarrollo se estima en 29 años. Para conseguir el éxito, “Belle Isle” seguiría siendo un territorio de EEUU pero operaría con su propio sistema jurídico de leyes e impuestos, como las Islas Marianas del Norte o Puerto Rico. La compra de la isla y la infraestructura requerida se financiaría cobrando a los residentes una tasa única de entrada.

belleisland

En la “Belle Isle” que sueña Lockwood no habría coches, ya que los automóviles se quedarían fuera de la isla, en un centro de transporte ubicado en Detroit. Un monorraíl recorrería la isla para conectar personas y espacios, y también serviría para vincular a la ciudad con el territorio. Para impulsar el proyecto, se organizará un Gran Premio de Fórmula 1, planteado como en el caso de Mónaco o Singapur como un imán de atención mediática y una plataforma para el desarrollo económico.

Por otro lado, Lockwood cree que esta comunidad funcionaría a la perfección con un gasto público del 10% del PIB (en EEUU es del 42% y en España del 47%). Las inversiones que llegarían a “Belle Isle” animarían la economía de Detroit, que se beneficiaría de la cercanía de este “hub” capitalista. El impulsor del proyecto habla de atraer entre 3.000 y 4.000 millones, por lo que el “efecto arrastre” que llegaría a la isla serviría para canalizar parte de esa riqueza de vuelta a una urbe devastada por el intervencionismo económico y el sindicalismo izquierdista.

Pueden leer más sobre esta curiosa propuesta haciendo click aquí o aquí. Si les interesa este tipo de proyectos, no dejen de leer mi artículo sobre “comunidades libertarias en el mar” y mi entrevista con Dan Dascalescu, que impulsa con éxito el proyecto Blueseed. Por otro lado, aquí pueden consultar mi colección de artículos en defensa de los “paraísos fiscales”.

Un comentario en “Salvar a Detroit con un paraíso fiscal: ¿nueva utopía libertaria?

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s