Cómo reducir el gasto público en 40.000 millones por la vía de la eficiencia

La evidencia empírica disponible muestra que los Estados con una ratio gasto/PIB inferior al 40% lo hacen mejor, esto es, son más eficientes que aquellos en los que esa participación se sitúa entre el 40 y el 50% del PIB y, por supuesto, que aquellos en los que esa variable supera el 50% del PIB.

En los estados pequeños, los indicadores de eficiencia administrativa, de resultados educativos o sanitarios, por citar ejemplos emblemáticos, son los más altos del mundo desarrollado. En suma gastar más no produce mejores resultados en términos socio-económicos. Por tanto, la reducción de la dimensión del tamaño del sector público no es sólo una necesidad financiera y presupuestaria, sino un factor determinante del crecimiento económico de España.

Los párrafos anteriores los firma Lorenzo Bernaldo de Quirós en el suplemento Mercados del diario El Mundo. Su artículo, “Podar el Estado”, llama a reducir el tamaño de las Administraciones Públicas por la vía de aumentar la eficiencia y reducir los presupuestos. Esta propuesta coincide con la que elaboré en su día, cuando pedí para España una reforma basada en adoptar un presupuesto de base cero e introducir criterios de eficiencia para controlar el gasto público.

En su propuesta, Bernaldo de Quirós se refiere al mismo estudio que cité entonces (Public sector efficiency: an international comparison). Dicho informe detectó que las Administraciones Públicas españolas están un 20% por debajo de la productividad administrativa registrada en el sector público de países tan dispares como Luxemburgo, Japón o EEUU. Asumiendo que se introducen reformas de calado para asegurar esa ganancia de productividad, el gasto público bajaría en más de 80.000 millones de euros, suficiente para eliminar por completo el IRPF.

No obstante, para ser conservadores y prudentes, nos conformaremos con que las Administraciones pasen a estar un 10% por debajo de la productividad registrada en los países que hemos tomado como referencia. Dicha mejora supondría un ahorro de más de 40.000 millones de euros, suficientes para eliminar el Impuesto de Sociedades (20.000 millones) y para aplicar rebajas por valor de 20.000 millones en IRPF e IVA.

Una propuesta idónea pasaría por combinar esta ganancia de productividad administrativa con una reforma tributaria basada en adoptar un impuesto de tipo único para IRPF e Impuesto de Sociedades. Hemos calculado anteriormente que un gravamen del 15% en ambos tributos generaría un volumen de ingresos fiscales similar al obtenido actualmente. Pues bien, reduciendo el gasto público un 20% por la vía de la eficiencia, el tipo del 15% podría ser reducido hasta niveles inferiores, conformando así un marco tributario aún más atractivo.

2 comentarios en “Cómo reducir el gasto público en 40.000 millones por la vía de la eficiencia

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s