Globalización: menos pobreza y menos desigualdad

El nuevo informe de Branko Milanovic sobre la desigualdad tumba muchos mitos sobre la evolución socioeconómica del mundo en tiempos de globalización. Pueden leerlo al completo aquí o pueden consultar el siguiente resumen de Juan Ramón Rallo (disponible al completo aquí).

Hace unas semanas, el director de investigaciones del Banco Mundial, Branko Milanovic, ofreció un adelanto de su chocante descubrimiento en materia de desigualdad económica: el 8% de la población mundial concentra el 50% de las rentas generadas en todo el planeta. Es más, mientras que el 1% más pudiente ha visto aumentar sus rentas en un 60% entre 1988 y 2008, el 5% más pobre no ha mejorado su posición en absoluto. ¿Conclusión casi inexorable? La globalización está acentuando la desigualdad mundial: los ricos son cada vez más ricos y los pobres, más pobres.

Sorprenderá, pues, que una vez publicado el informe de Milanovic una de sus conclusiones sea la siguiente: “[Comparando los datos], nos topamos con algo que puede tener una relevancia histórica: probablemente por primera vez desde la Revolución Industrial, las desigualdades sociales se han reducido entre 2002 y 2008”. El gozo globalofóbico en un pozo: ahora resulta que, en contra de los titulares manipulados, la mundialización económica ha marcado un hito igualitarista en la historia del desarrollo humano.

En realidad, no hay de qué extrañarse. Aunque parezca escandaloso que el 8% de la población perciba el 50% de las rentas generadas en todo el globo, bien haríamos en pegarle una repensada a sus implicaciones: en la actualidad, todos los habitantes de EEUU y de la zona del euro representan el 9% de la población mundial y obtienen el 40% de las rentas planetarias. ¿A alguien le extraña que seleccionando a los 570 millones de habitantes más ricos del planeta lleguemos a una distribución de 50%/8%?

Sucede que una vez nos damos cuenta de que cada uno de nosotros –también usted, querido lector– formamos parte de ese 8% de la población mundial más acaudalada, nuestro foco de preocupación deja de ser recaer en el nivel de desigualdad para pasar a hacerlo en el nivel de pobreza del 92% de la población mundial.  A saber, una vez resulta que los privilegiados somos nosotros y no otros, una vez resulta que no podemos sentir envidia hacia nosotros mismos, la preocupación del ser humano vuelve por sus cauces lógicos: no se trata tanto de conseguir que el 8% viva tan mal como el 92%, sino que el 92% genere la suficiente riqueza como para alcanzar el nivel de desarrollo del 8%.

Y en esta sede tengo buenas noticias: la globalización es un muy buen marco institucional para combatir la pobreza. Leamos, si no, el informe de Milanovic: “La sorpresa está en que el tercio más pobre de la población mundial también ha experimentado importantes ganancias en sus rentas reales, con incrementos que oscilan entre el 40% y el 70%. La excepción es el 5% más pobre de la población, cuya renta real se ha estancado. Es este aumento de las rentas de la base de la pirámide global lo que ha permitido que el número de pobres absolutos (según la definición del Banco Mundial, es decir, aquellos que disfrutan de una renta inferior a 1,25 dólares internacionales por día) haya descendido desde el 44% al 23% en los últimos 20 años”. En suma, la pobreza mundial se está reduciendo a ritmos jamás antes contemplados porque el 50% más pobre del planeta ha visto como su renta crecía hasta un 80% en dos décadas, empezando a convertirse en “una clase media global”, tal como reza en el informe. Un fenómeno inaudito en la historia de la humanidad del que deberíamos sentirnos orgullosos.

Ahora bien, ¿entonces a qué se debe que el 5% más pobre de la población global se quede estancado y que la renta del 1% más rico crezca a ritmos del 60%? Bastante sencillo: el 5% más pobre es aquella parte del mundo que hasta 2008 apenas había accedido a la globalización debido a las enormes trabas de sus caciques locales (especialmente, grandes regiones de África). En cambio, el 1% más rico representa a aquella población que ha contribuido a financiar la globalización elaborando los bienes que esa nueva clase media emergente ha empezado a demandar, esto es, los que han aportado hasta la fecha un mayor valor añadido dentro del proceso de internacionalización de nuestras economías.

Al contrario de lo que transmiten engañosos titulares de prensa, si queremos que la pobreza mundial siga reduciéndose tal como lo ha venido haciendo en los últimos 20 años, será menester profundizar en la globalización, esto es, en el capitalismo de libre mercado.

ENLACES RELACIONADOS

PIB per cápita en el mundo: año 0 – año 2000 D.C.La globalización reduce la pobreza y la desigualdad
Guy Sorman, Xavier Sala i Martín y el fin de la pobreza masiva
Capitalismo al rescate: la globalización, al servicio de los más pobres
Relación entre libertad económica y educación, pobreza, PIB per cápita y déficit
En 2012, medio millón de peruanos salieron de la pobreza
Cae la pobreza en Colombia
El socialismo de Rafael Correa frena la reducción de la pobreza en Ecuador
La pobreza mundial se ha reducido a la mitad entre 1990 y 2010
Sobre la “pobreza” en EEUU: una aclaración para europeos
Latinoamérica sigue reduciendo sus tasas de pobreza
OMC y pobreza mundial
Globalización y lucha contra la pobreza: Kenia y la UE
Crisis, globalización y pobreza
Cómo no se consigue reducir el hambre y la pobreza en el mundo
La Política Agraria Común de la UE: despilfarro, alimentos caros y pobreza en el Tercer Mundo
Blanca Moreno (Banco Mundial): Globalización y reducción de la pobreza
Así mejora el mundo: 6 gráficas no aptas para pesimistas
Se acaba 2012, el mejor año de la Historia
África, ¿la próxima gran historia?
Crecimiento y desarrollo socioeconómico en África.

Anuncios

4 respuestas a “Globalización: menos pobreza y menos desigualdad

  1. Marqués dice:

    El informe citado de B.M ( con todas las reticencias que hay que tener con los datos facilitados por las organizaciones gubernamentales “planetarias”) confirma una verdad que cada vez se va abriendo paso con mayor fuerza.

    Sin embargo deja algunos datos de difícil interpretación: “But the biggest loser (other than the very poorest 5%), or at least the “non-winner,” of globalization were those between the 75th and 90th percentile of the global income distribution whose real income gains were essentially nil. These people, who may be called a global uppermiddle class, include many from former Communist countries and Latin America, as well as those citizens of rich countries whose incomes stagnated.” (figura 4 del informe)

    Bueno que precisamente haya una disminución en las rentas ,entre los años 1988-2008 , en la franja de población mundial que obtenía las rentas entre el percentil 70 y el 80 , cuando los percentiles superiores e inferiores las aumentan de manera notable, creo que merecería una explicación más detallada. Si tenemos en cuenta que el 10% de la población del mundo se puede considerar rica, la población con rentas entre los percentiles 70 y 90 serian precisamente los países emergentes y economías en desarrollo. ¿Podría pues interpretarse que las clases medias y bajas de los países en desarrollo han pagado la globalización a costa de mejoras en las rentas de los países desarrollados y del tercer mundo?…..no lo creo , pero si nos creemos los datos de informe y en ausencia de una explicación convincente, es una explicación tan buena (o mala) como cualquier otra.

    PD: El enlace al artículo de Rallo esta mal. Remite de nuevo al artículo original de B. MILANOVIC.( curioso que tenga las mismas iniciales que Banco Mundial).

    saludos

  2. Pingback: Centro Covarrubias

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s