Aclarando falacias sobre las pensiones chilenas

¿HAY UN PROBLEMA DE COBERTURA?

Ya hemos hablado en numerosas ocasiones del enorme éxito del sistema de pensiones chileno, un modelo basado en la capitalización del ahorro individual de cada trabajador. No obstante, hoy quiero referirme a una crítica que algunos dirigen contra el sistema chileno: la supuesta falta de cobertura del mismo.

Veamos: este problema no debería imputarse al sistema de pensiones sino al mercado laboral y la sobrerregulación de la economía. Es muy importante recordar que se han detectado veinte diferentes programas y normativas que desincentivan la cotización al sistema de pensiones, de acuerdo con un informe del Consejo Consultivo Previsional que fue encargado por el Ministerio de Trabajo.

Así, dicho informe reconoce que alrededor de 1,2 millones de chilenos evaden o eluden las cotizaciones previsionales. La veintena de programas que genera este problema incluye el Subsido Único Familiar, que según el documento “genera desincentivo en la afiliación, en la cobertura y en la densidad de las cotizaciones, y además provoca incentivo a la subcotización, es decir, cotiza menos de lo que debería”.

“El gobierno tiene una serie de programas sociales que son necesarios para ayudar a las personas, pero que muchos de ellos  producen desincentivos a las cotizaciones previsionales, lo que creemos que es importante es que en el diseño de estos programas sociales, se contemple qué impacto se están teniendo sobre las cotizaciones previsionales de las personas y que no constituyan un desincentivo a que las personas coticen”, aseguró el responsable del Consejo Consultivo y director de la Escuela de Administración de la Universidad Católica, Carlos Díaz.

Por otra parte, es evidente que la informalidad laboral también mina el sistema de pensiones. No obstante, este problema es común en los países en los que la jubilación se gestiona con el quebrado sistema de reparto. Además, cabe recordar que Chile ha reducido su informalidad más que ningún otro país de América Latina.

¿CUÁNTO COBRAN LOS PENSIONISTAS?

Otra falacia que conviene desmentir ha sido propagada en los últimos años por parte de quienes quieren estatizar las pensiones y crear en Chile el mismo sistema de pensiones que está llevando a la quiebra a Europa y EEUU. Dicen quienes enarbolan este discurso que las prestaciones están en niveles demasiado bajos respecto a los salarios percibidos por los trabajadores.

Sin embargo, basta con echar un vistazo a los estudios que aclaran esta cuestión. El más influyente de ellos es el del profesor Ricardo Paredes, Dirección de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de PUC (DICTUC), un estudio técnico que comprendió a todos aquellos que se pensionaron en el primer trimestre de 2011 por vejez a la edad legal y anticipada, universo que alcanza a 26.002 casos.

Este “estudio sobre calidad de las pensiones arrojó que los hombres están obteniendo en nuestro país jubilaciones equivalentes a un 88% del promedio de las remuneraciones de los últimos 10 años, y en el caso de las mujeres, de 64%, porcentajes calculados con las pensiones de vejez a la edad legal, que incluyen las pensiones autofinanciadas y del Pilar Solidario. En el caso de las pensiones anticipadas, y de acuerdo al estudio, los hombres logran tasas de reemplazo de 92% y de 94% para las mujeres, cifras que reflejan solo el esfuerzo de aportes en el sistema, ya que estas personas no obtienen beneficios del Pilar Solidario”.

Evidentemente, el porcentaje ha sido mayor para hombres que para mujeres debido a la menor incorporación de las segundas al mercado laboral. Esto ya no es un problema en la actualidad, ya que más de la mitad de los 810.000 nuevos empleos creados desde 2010 han ocupado a mujeres.

Los rendimientos del sistema irán a más conforme el modelo económico chileno siga desarrollando su potencial. Así, entre 2010 y 2013 los sueldos han subido un 10% en términos reales: ese es el tipo de noticia que ayudará a hacer aún mejor el desempeño de las pensiones de ahorro individual.

¿PROMESA DE RETORNO O MECANISMO PARA EL AHORRO? (Fuente: Revista Pulso)

A través de su cuenta en Twitter, el economista José Piñera salió a rebatir algunos de los argumentos expuestos por el presidente Sebastián Piñera esta mañana cuando anunció una serie de reformas al sistema previsional.

El hermano del mandatario y considerado el creador del actual sistema de AFP, dijo que Piñera incurre en un error “garrafal” de comprensión de sistema. Según el ex ministro, las AFP no “prometen” un nivel de pensión, sino que crean “un buen mecanismo para acumular ahorro”.

Además agrego que la promesa de que el sistema de AFP aseguraba una pensión mínima del 70% del sueldo de los últimos cinco años, es falsa. “Al inventar una supuesta ‘promesa original’, cualquiera sea la cifra, Sebastián Piñera confunde a los trabajadores chilenos e instala de nuevo la lógica del sistema de Reparto”, posteó José Piñera, cuyas explicaciones y puntualizaciones han sido recogidas aquí.

Según adelantó el mandatario Sebastián Piñera, la reforma del sistema de pensiones que estudia su gobierna tendrá tres objetivos principales: Aumentar la competencia en el mercado de pensiones, incrementar la cotización previsional por parte de los trabajadores y establecer incentivos para prolongar la vida laboral de las personas.

JUAN RAMÓN RALLO DESMONTA LAS MENTIRAS SOBRE LAS PENSIONES CHILENAS (Fuente original)

En los últimos días se está armando un cierto revuelo con las pensiones chilenas. La prensa española nos informa de lo misérrimas que son las pensiones que proporciona su sistema de capitalización. Público comenta que el sistema proporciona pensiones un 70% inferiores a los sueldos actuales, circunstancia que ilustra con un dramático ejemplo:

Yo estuve imponiendo hasta los 60 años, me jubilé con 30 años de cotización y a estas alturas gano 104.000 pesos (218 dólares, ó 168,5 euros)”, cuenta Norma Vargas, de 75 años.

Vaya basura de sistema de capitalización, ¿no? Bueno, como siempre el periodismo de trinchera deja fuera de su relato diversos aspectos. El primero es que Chile ha experimentado un aumento brutal de su renta per cápita durante los últimos 30 años: en paridad de poder adquisitivo (es decir, descontando la inflación), la renta per cápita se ha multiplicado por seis. Dado que las pensiones se pagan –en Chile y en todas las partes del mundo– a partir de lo que uno ha cotizado a lo largo de su vida laboral, tiene poco sentido comparar el sueldo actual con las pensiones que se pagan en función de los sueldos cobrados hace 30 años (cuando éstos eran enormemente más bajos).

El caso de la mujer con una pensión de 2.616 dólares anuales que cita Público es perfectamente verosímil, pero no sirve para ilustrar lo nefasto del sistema de capitalización, sino lo pobre que era Chile hace unas décadas. Con los pocos datos que tenemos, la mujer del ejemplo cotizó entre 1969 y 1998. Por tanto, 11 años de su vida los cotizó al sistema público y 19 al de capitalización. Supongamos, sin embargo, que hubiese cotizado los 30 años en un sistema público como el español. ¿Qué pensión estaría cobrando en España estando la reforma de 2011 en vigor?

Asumiendo que el salario de la mujer sea el mismo que la renta per cápita del país (que es mucho suponer, pues normalmente se halla por debajo), su base reguladora calculada a partir de sus 25 últimos años de salario habría sido en 1998 de 0,75 millones de pesos. Esa base reguladora deberíamos rebajarla al 84,1% por cuanto esta mujer sólo habría cotizado 30 años a la Seguridad Social, lo que daría una pensión anual de 0,626 millones de pesos, que actualizada según la inflación de Chile a día de hoy alcanzaría los 0,97 millones de pesos anuales de pensión. En dólares actuales, 1.950 dólares... un 25% menos de lo que está cobrando ahora. Dejo de lado, por cierto, que la mujer se jubiló a los 60 y que en España la edad más temprana para jubilarse serán los 63, si se está dispuesto a asumir un recorte adicional del 30% en la pensión (hasta 1.365 dólares anuales, la mitad de lo que cobra ahora). Es decir, esta mujer cobraría 1.950 dólares… jubilándose a los 67 y no a los 60, como en Chile.

Dicho de otra manera, bajo la muy generosa hipótesis de que la mujer en cuestión estuviese cobrando un salario igual a la renta per cápita del país, en un sistema de reparto como el español (que además es insostenible y va a ser sometido a nuevos recortes, como los propuestos por el comité de expertos), esta mujer cobraría aún menos de lo que cobra ahora mismo. Y eso que sólo ha cotizado durante 19 años (y no 30) al sistema de capitalización chileno.

Por tanto, las bajas pensiones que se siguen cobrando hoy en Chile no son una muestra de lo malo que es el sistema de capitalización de pensiones, sino de lo pobre que ha sido (y en parte sigue siendo) Chile. De ahí que resulte tremendamente disparatado, y demagógico, comparar las pensiones actuales con los salarios actuales en un país que partía de niveles de renta paupérrimos y que ha experimentado un crecimiento tan intenso. Sobre todo, cuando no contamos cómo habría sido esa misma historia en nuestra querida España.

¿ES UN SISTEMA COSTOSO PARA EL ESTADO?

Todo lo contrario a lo que afirman algunos, el modelo AFP no solamente no es costoso para los contribuyentes sino que es uno de los que menor gasto fiscal asume dentro de la OCDE. La proyección a largo plazo también es notable: si hoy hay un desembolso público del 3,5% del PIB en concepto de pensiones complementarias, en 2025 se espera que sea del 2,8% coincidiendo con aumentos insostenibles en otras economías desarrolladas.

¿GENERA EXPOSICIÓN DE PENSIONISTAS A CRISIS FINANCIERAS?

Este artículo de 2013 desmonta dicho argumento. Algo parecido apunta esta noticia publicada en 2010.

¿ES VIABLE Y RAZONABLE LA CREACIÓN DE UN FONDO AFP ESTATAL?

No, no lo es. Así lo explica la Revista Pulso: “desde 2008 a la fecha han ingresado 3 proyectos de ley al Congreso que impulsan una AFP estatal, la última en enero recién pasado. En ellos se argumenta que podría generar mayor competencia en el mercado previsional, algo que expertos y trabajadores públicos rechazan, e incluso aseguran no cambiaría las condiciones actuales del sistema”.

1. ¿Podrá generar mayor competencia en las administradoras de pensiones?

Cuando se trata de hablar del sistema de pensiones, uno de los temas que generalmente sale a la palestra es la desconfianza de la ciudadanía respecto a las AFP en el país, dado que en períodos de baja de rentabilidades, éstas siguen creciendo en utilidades. Así se lo plantearon un grupo de parlamentarios de oposición que presentaron un proyecto de ley, el 24 de enero recién pasado, que facultaría al Estado para crear una AFP estatal. La iniciativa se encuentra en primer trámite constitucional en la comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados.

El ex ministro del Trabajo, presidente y diputado del Partido Socialista, Osvaldo Andrade, es uno de los impulsores de esta iniciativa. Aseguró que mientras más actores en el mercado, mayor será la competencia, pensando que una AFP estatal debería tener comisiones más bajas e incluso en nivel cero.

“Es evidente que existiendo más actores, mejora los niveles de competencia. Una AFP estatal pudiera tener una visión de estructura de comisiones distintas a las que tienen las AFP privadas y, en consecuencia, podría ser un factor de competencia muy interesante para las privadas”, dijo Andrade.

Esta visión no es compartida por el economista de la UC e integrante del Consejo Consultivo Previsional, Ricardo Paredes, quien considera que existen diversas variables que derriban este primer mito. “Para que imprima más competencia, debe haber sensibilidad de los afiliados a la variable que pueda alterarse con esa entrada, que pudiera ser la comisión. Para que una AFP estatal pueda virtuosamente ofrecer una comisión menor, debe mostrar ventajas claras de eficiencia que le permitan sostener un precio menor (a menos que alguien sostenga hoy que hay colusión, lo que no me parece)”, sostuvo.

Para la economista de LyD, Cecilia Cifuentes, el problema de la competencia con una AFP estatal está en la insensibilidad sobre los costos. “Los cotizantes no responden a precios, y cuando pasa eso, se genera la posibilidad que se les cobre sobreprecios. Eso se resolvió de manera apropiada con la licitación (que ha sido ganada por Modelo)”, indicó.

2. ¿Una AFP administrada por el Estado podría alcanzar comisión cero?

Un segundo mito es que la AFP estatal pueda generar una administración de fondos de pensiones sin cobrar comisión, lo que funcionaría como incentivo para que el resto de las AFP también bajen sus precios.

Al respecto la economista de LyD, señaló que es imposible alcanzar una comisión cero, teniendo en cuenta además que la AFP Modelo es la que tiene las comisiones más bajas del sistema (0,77%). “Con lo que está cobrando la AFP Modelo uno ya tiene la referencia de cuál es el mínimo valor a la que puede llegar esta comisión. Está bastante estudiado que esa comisión que cobra Modelo estaría dentro de las más bajas del mundo por administración de carteras. Es muy difícil, yo diría que imposible, que una AFP estatal pueda cobrar una comisión inferior a esa, sin tener pérdidas”, indicó Cifuentes.

Esta tesis es totalmente compartida por el economista Ricardo Paredes, quien considera como una ilusión poder alcanzar la comisión cero: “No creo y ese me parece un sueño que ya quisiera creer”.

En este sentido, agregó que “el sistema de licitaciones como el existente debiera seguir propendiendo a reducir las comisiones medias pagadas, por el traspaso de los afiliados a las AFP que se adjudiquen las carteras. Este sistema de licitaciones competitivo y bien informado, termina con el lucro excesivo sin necesidad de agobiar la institucionalidad con requerimientos de fiscalización”.

El presidente de la Asociación de Nacional de Funcionarios Fiscales (Anef), Raúl de la Puente, aseguró que una AFP estatal no cambia en nada las condiciones actuales con las que opera el mercado.

“La AFP estatal no modifica en nada el sistema, del cuál no somos partidarios. Un uruguayo me decía yo en mi país pongo plata (para las pensiones) y me dan una comisión, en cambio ustedes ponen plata a la AFP y tienen que poner una comisión para que se los administre. Este no es un problema de mercado, sino que del sistema”, manifestó.

3. ¿Una AFP estatal podría mejorar las pensiones futuras de los afiliados?

Otro mito es que las pensiones podrían verse mejoradas con una AFP estatal, por el perfil solidario que ésta tendría, ya que hoy en Chile la tasa de reemplazo respecto al último sueldo ésta entorno al 30% y 50%, según los expertos.  En este contexto, el economista de la Universidad de Chile, José Yáñez (ver entrevista) afirmó que esto era posible en la medida que esta entidad incorporara el principio de solidaridad dentro de sus funciones administrativas. Un término que también es considerado en el proyecto de ley presentado por los parlamentarios.

Para el diputado Andrade éste no es un tema que deba resolver un organismo del Estado. “Si alguien piensa que con la AFP estatal se van a resolver el tema de las pensiones bajas, le está pidiendo a la AFP estatal lo que la industria no es capaz de hacer. La solución del tema de las pensiones es algo más complejo. La pregunta que hay que hacerse es cuánto colabora la AFP estatal. Yo creo que colabora, porque la estructura de comisiones podría ser distinta, porque la rentabilidad de las inversiones podría reinvertirse, porque la AFP estatal no podría tener una estructura de lucro, como la tienen ahora, que es un quiebre rotundo al modelo”, argumentó.

Para Paredes, en tanto, acá existe otro mito que derribar, ya que para aumentar las pensiones, dice, no se justifica una AFP estatal, asegurando que si en la práctica ésta tiene entre sus objetivos aumentar el monto de pensiones, sería necesario revisar las políticas impositivas.

“Una AFP estatal puede diseñarse en el papel como algo prácticamente que no requiera financiamiento especial. El tema es si ello implica subsidiar y acabar con la lógica de ahorro individual para elevar las pensiones, eso sí, en el largo plazo, requerirá aumentar impuestos”, sostiene.

4. ¿Podría una AFP del Estado redestinar sus utilidades a los mismos pensionados?

Con la crisis subprime entre 2008 y 2009, los multifondos mostraron su peores retornos de la historia. El fondo A cay?ó 21,28%, el B 14,25, el C 8%, el D 4% y el E apenas 0,84%. En 2008 las AFP perdieron US$6 millones, pero ya en 2009 la historia cambió rápidamente con ganancias históricas de US$441 millones. Sin embargo, los cotizantes sólo volvieron a tener rentabilidades pre crisis en 2011.

“Cuando hay crisis económica las empresas que administran estas platas quedan aseguradas no pierden ni uno, pero son los trabajadores los que pierden sus recursos, quedando con menos pensión”, esta es una de las principales preocupaciones de los cotizantes y que fue manifestada por Raúl de la Puente, quien indicó que para solucionar este problema de “confianza” es necesario un sistema de pensiones de reparto público.

Sin embargo, para uno de los defensores de la AFP estatal, Osvaldo Andrade, acá se encuentra el mayor temor de las entidades privadas, ya que el fisco podría reinvertir las utilidades en los mismos pensionados; lo que no se puede hacer con el actual modelo de mercado previsional.

“Qué pasa si una AFP estatal dice nuestras inversiones van a ir a mejorar los fondos de pensiones y no van a ser utilidades para los dueños. Por eso no quieren esa competencia, porque al tratarse a una empresa del Estado, se genera un nivel de confianza mayor”, sostuvo.

Este panorama para Cifuentes es muy complejo, ya que de ser así, esto se vería compensado con pérdidas de eficiencia.

“Pongamos la AFP Modelo y restémosle las utilidades que tienen para los acionistas, y ahí podríamos tener la comisión más baja, pero es imposible que el Estado logre eso, a lo mejor esa ganancia, estoy segurísima que se vería compensada por pérdidas de eficiencia”, aclaró Cifuentes.

Ricardo Paredes, de la UC, señaló que de generarse este rol subsidiario con transferencias de recursos, tendría dos efectos negativos. En primer lugar, la dependencia que podría nuevamente provocar un subsidio estatal, donde se podrían exigir los mismos recursos no sólo en época de crisis económica, sino también en periodos de bonanza de las actividad del país. “Es que la posibilidad que el gobierno de turno transfiera recursos a sus afiliados oscurece la trasparencia de un sistema; y en segundo lugar, por las presiones que se ejercerán en caso de caídas en la rentabilidad no serán compensadas con lo que ocurrirá cuando los fondos crezcan”, señaló Paredes.

5. ¿Se puede financiar una AFP estatal sin que termine siendo una carga para el Estado?

El Informe de Pasivos Contingentes de 2012, realizado por la Dirección de Presupuestos (Dipres) señala que la Garantía Estatal de Pensión Mínima y el Sistema de Pensiones Solidarias (SPS) tuvo un costo estatal de  0,8% del PIB y  proyectada para el 2025 esto estaría en torno al  1% del PIB. Si bien no existe una proyección si es que una AFP estatal aumentaría estos costos, los expertos aseguran que podrían elevarse y convertirse en un gran peso para el Estado.

En esta línea,  para el miembro del Consejo Consultivo Previsional, Ricardo Paredes, el costo para el Estado sería enorme, sobre todo si en algunas ocasiones, como en casos de crisis económica, debiera cumplir con un rol subsidiario.

“Mi aprensión es, precisamente, que tenga impacto fiscal por las  transferencias que se hagan a los afiliados que no dicen relación con sus aportes y que excede lo que el Pilar Solidario contempla”, afirmó.

Cecilia Cifuentes de LyD también recalca un punto esencial en este mito, que es lo costoso no sólo subsidiario que deberá tener el Estado, si considera una administradora pública de fondos, sino también asuntos de logística, que obligarán en el largo plazo, competir para obtener más recursos y poder solventar el costo que eso conlleva.

“Para las AFP poner oficinas en localidades muy chicas con baja densidad de cotizantes, efectivamente no es rentable. Es decir, necesitar de esas oficinas, necesariamente va a generar gastos fiscales”, señaló Cifuentes.

¿CONVIENE AL MODELO AFP UNA REFORMA TRIBUTARIA QUE AUMENTE LA FISCALIDAD EMPRESARIAL?

En absoluto: así lo explica Economía y Negocios.

Todos los accionistas de las sociedades anónimas tienen derecho a ocupar como crédito el impuesto pagado por las empresas, con excepción de los fondos de pensiones. Por tanto, en caso de ser aprobada la reforma tributaria tal como la ha propuesto el gobierno —con un aumento al 25% de impuestos, sumado a un 10% de retención a cuenta de las accionistas, totalizando un 35%—, las pensiones van a ser un 6% más bajas de lo que correspondería en una situación de “equidad tributaria”, según cálculos de AFP Cuprum.

Estos datos muestran que con una pensión de $500 mil y un impuesto a las empresas de 17%, como fue años atrás, la pensión se redujo un 2,9%. Más tarde, cuando el impuesto subió al 20%, las pensiones cayeron 3,4%. Actualmente, y en el supuesto que la tributación de las compañías en la práctica es de un 35%, las pensiones bajarían casi un 6%.

Ignacio Álvarez, gerente general de la administradora de fondos explica que actualmente, el 70% de los cotizantes tiene un ingreso que lo hace caer en una tasa cero de impuestos, pero con esto, estarían pagando un 35% de impuestos por la inversión que tienen a través de los fondos en acciones chilenas. “Los más pobres son los que están paganado la tasa más alta de impuestos si no se corrige esta inequidad”, advierte. Agrega que la forma de corregir esta situación es hacer que los fondos de pensiones no estén afectos a dicha retención.

“Así como todos los accionistas tienen derecho a utilizar el crédito de 35% que ha retenido la empresa, solicitamos que los cotizantes y pensionados tengan ese mismo derecho y, por ende, reciban los dividendos sin la retención, para posteriormente pagar lo que corresponda en su pensión”, sostiene.

Oportunidad

Esta inequidad que acusan en los fondos de pensiones respecto al resto de los accionistas en cuanto a estos créditos, es un tema por el que han llamado la atención hace años las AFP.Álvarez ve la situación actual como una oportunidad para mejorar la pensión en un 6% de los más de 10 millones de chilenos que actualmente son parte de los fondos.

Además, una tasa de impuesto a las empresas del orden de 35%, provoca un daño anual de US$ 392 millones, según datos entregados por AFP Cuprum. El gerente general insiste en que van a insistir para que se corrija esta situación en su rol de administradores de los fondos de los chilenos y chilenas. “Para que los chilenos confíen en nosotros como administradores debemos actuar con fuerza para que la plata de los pensionados presentes y futuros no sufran discriminaciones inequitativas y perjuicios evidentes”, dice.

Caen utilidades

Para el abogado Marcelo Laport, socio de Grasty Quintana Majlis & Cía, los que más salen perjudicados con este aumento de impuestos a las empresas son los cotizantes. Afirma que se verá perjudicada la rentabilidad de sus fondos de pensiones, porque el dividendo que recibirá su AFP será menor. Además, indica que indirectamente esto podría ser menos atractivo para inversionistas extranjeros. “Al final las sociedades van a tener menos caja para invertir, porque tienen que pagar más impuestos y, con ello, va a bajar el precio de la acción. Al bajar, también cae el valor del fondo de la persona”, comenta Laport.

Desde la Asociación de AFP, el gerente general Francisco Margozzini, comenta que han hecho un análisis preliminar de la reforma que les permite concluir que esta afecta negativamente el ahorro de los trabajadores, acentuando el daño tributario que ya han planteado en variadas oportunidades. “Antes estábamos perdiendo en términos simples un 20% del valor de los dividendos que distribuían las sociedades anónimas en la que los fondos eran accionistas.

Ahora sube a un 25%, pero no de los dividendos sino de las utilidades, y las sociedades estarían obligadas a retener un 10% adicional”, explica. Agrega que es un desincentivo para la inversoón de los fondos de pensiones en acciones de sociedades chilenas.

DIEZ CLAVES PARA ENTENDER LAS DUDAS SOBRE LA CREACIÓN DE UNA AFP ESTATAL

Aquí vemos diez aspectos, comentados por La Cuarta, que ponen en duda la conveniencia de crear una AFP estatal:

Una AFP estatal podría violar algunas garantías constitucionales, como la libertad de emprendimiento y la prohibición del Estado de crear empresas que compitan en forma desigual con los privados.
– La AFP Modelo ya tiene las comisiones más bajas del sistema y una de las menores del mundo por administración de carteras (0,77%). Por eso, las promesas de una “comisión cero” no parece realista.
Javiera Blanco, ministra del Trabajo, explicó a La Tercera que el objetivo no será mejorar las pensiones, porque eso lo analizará “una comisión de expertos”. Por tanto, el propio gobierno niega que la AFP estatal vaya a servir para empujar al alza la rentabilidad.
– Mayor gasto público. El Estado incrementaría la presión fiscal para mantener el gasto asociado a este esquema de previsión.
– La inversión en instrumento estatal podría tener influencias políticas, direccionándose hacia sectores de la economía que pueden no ser los más rentables.
– Es difícil que la AFP estatal nazca como una entidad nueva. Para que el Estado pueda crear una empresa, según la Constitución, se requiere la aprobación por mayoría absoluta tanto en el Senado como en la Cámara de Diputados. De no ser así, una AFP estatal sólo puede ser creada dentro de una entidad ya existente o como filial de la misma. En este caso el Instituto de Previsión Social (IPS) podría ser aquella entidad.

Anuncios

8 thoughts on “Aclarando falacias sobre las pensiones chilenas

  1. Marqués dice:

    Una duda:

    ¿ que hay de cierto o de falso en que” ¿Sabían ustedes, por ejemplo, que en Chile los trabajadores que eligieron el sistema de capitalización privada están cobrando un 30% menos que los del sistema público y sólo podrán hacerlo durante 20 años, ya que una vez pasado este tiempo pierden la pensión?

    En el artículo en cuestión no cita ninguna fuente, lo que desde mi punto de vista le resta toda credibilidad, pero a lo mejor hay algo de verdad en la afirmación. ¿Es una falacia?¿una media verdad?¿una verdad? ¿un dato descontextualizado?

    http://www.vozpopuli.com/blogs/2728-juan-laborda-ojo-a-la-que-se-esta-montando-a-nivel-global

    El articulista dista mucho de tener una visión clara de las cosas, y desde luego dista mucho de ser liberal, pero me ha dejado con la mosca detrás de la oreja.

    Saludos.

      1. Ángel Luis Fúnez Ruiz dice:

        Perdona pero no le llegas con tus mundos de Yupi ni a la altura de los zapatos a Laborda, un poco de respeto a los mayores. Si Laborda tuviera la mitad de cobertura mediática que esa dedocracia meritocrática que pregonas a diestro y siniestro te ha otorgado, te merendaba en un debate sin abrir la boca…Pero un economista de verdad no interesa al sistema financiero, sólo les interesan rastreros, trepadores, dogmáticos y sin cerebro para multiplicar su propaganda sistémica por esas televisiones obsoletas hechas a la medida de los ignorantes que las utilizan y que se crean su propia opinión a partir de ellas.

    1. Marqués dice:

      Pues parece que hoy los articulistas de ese periódico se han puesto de acuerdo en llevarle la contraria.

      https://diegosanchezdelacruz.wordpress.com/2013/06/12/el-legado-de-la-escuela-de-chicago-en-chile/

      En este caso es Luis Riestra:

      “Los Chicago boys
      Fue un grupo de economistas chilenos egresados de la Universidad de Chicago a los que Pinochet dio carta blanca en la gestión económica. Por alguna extraña razón son uno de esos mitos establecidos que, como Allende, tienen buena prensa y sirven de trampolín a dogmáticos e incompetentes, cuando en realidad terminaron siendo un verdadero fiasco y cuyo boom financiero hizo crack en 1982, tras él fueron despedidos y economistas serios nos dieron una verdadera lección de buen hacer,”
      http://www.vozpopuli.com/blogs/2726-luis-riestra-la-experiencia-chilena

  2. Raul Osorio dice:

    Coincido con el diagnóstico que una parte de las bajas pensiones se debe asociar a lo bajo de los sueldos en Chile. Si las estadísticas dicen que cerca del 50% de los chilenos gana menos de $ 250.000 no hay de que espantarse si hoy salen voces diciendo que el 50% de los chilenos recibirá una jubilación menor a $ 200.000. Simple matemática nada mas.

    La importancia que tienen los primeros 5-10 años de cotización es decisiva y si consideramos que ellos fueron cotizados en los 80, donde los sueldos eran tremendamente inferiores a los actuales, es un gran punto a considerar. Cómo dato nada mas en 1987 el sueldo mínimo era de $ 11.335, llevado a dinero de hoy es cerca de $ 70.000. Sueldo mínimo actual es casi $ 200.000. Ahí se puede ver que el sueldo mínimo ha crecido casi 3 veces en términos reales en los últimos 25 años.

    Aunque este es uno de los factores que influye, es un item que apenas se ha tocado y si se quiere hacer un diagnóstico completo de la situación es vital incluirlo, lamentablemente el tema de las pensiones es algo ideológico y de cuidar intereses. Mientras unos culpan al sistema de todo y quieren estatizarlo y volver al probado, caro e ineficiente sistema de reparto, solo respondiendo a la lógica que por ser estatal va a funcionar mejor, otros se dedican a vender ilusiones y decir que solo la rentabilidad traerá mejores pensiones, como si la rentabilidad fuese algo que se pueda garantizar en el largo plazo y dejar las pensiones a la merced de los vaivenes del mercado. Basta ver la rentabilidad de los fondos de pensiones en los países de la OCDE en los últimos 10 años y ver si es tan fácil y sostenible mejorar rentabilidad y dejar todo el sistema funcionando en base a lo mas incierto que tiene cualquier inversión, su rentabilidad futura.

  3. Juan García Fdez. dice:

    Es una verguenza que Juan Ramón Rallo hable y DISCUTA, sin saber, sobre el sistema de pensiones chileno y de Singapur. Sobre el modelo chileno, LES PUEDO DECIR QUE HE ASISTIDO A UNA CONFERENCIA EN UN PAÍS EXTRANJERO, no voy a decir cual, donde un ESPECIALISTA CHILENO ASESOR, creo que de la OEA, en temas económicos de origen europeo pero chileno, comentaba que el sistema chileno NO BENEFICIA AL PENSIONISTA COTIZANTE SINO A LOS GESTORES Y GESTORAS DE LOS FONDOS CON LOS “ROBOS” DE COMISIONES Y SUELDOS QUE RECUERAN A LOS DE LOS CONSEJEROS DE LAS CAJAS DE AHORRO. Vuelvo a repetir…”lo que decía este señor chileno, 65 años, de apellido europeo y asesor. Es decir: EL SISTEMA DE FONDOS DE PENSIONES EN CHILE LLEVA CAMINO DE SER UN FRACASO. Yo que trabajé en 1982 en el INSS creo que aquello-Mutualidades Laborales- ha sido el lugar más serio que he conocido en cuento a gestión. Claro, entonces las oposiciones libres eran la base, no los “dedazos”, típicos p.e. de la “historia” de México.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s