¿Puede Rafael Correa crear el nuevo Silicon Valley?

Creen los partidarios del Presidente de Ecuador Rafael Correa que su régimen va a ser capaz de crear el nuevo Silicon Valley. El engendro en cuestión se llama Yachay y así ha sido presentado en sociedad.

Muchos medios internacionales han mordido el anzuelo y han lanzado todo tipo de loas al proyecto. Por suerte, también se han dado algunos espacios a quienes ven la iniciativa con mucho más recelo. Un ejemplo es el diario El Comercio, que publica una entrevista con Julio José Prado, investigador ecuatoriano afincado en Reino Unido. Prado hace las siguientes afirmaciones sobre Yachay:

Publicaciones internacionales han sugerido que en Urcuquí se construye un Nuevo Silicon Valley, pero el modelo es diferente. Silicon Valley emergió de forma espontánea, no se creó por parte del Gobierno. Nace, evoluciona y crece. Silicon Valley es alimentado por miles de emprendedores que crearon redes empresariales e instituciones de apoyo. Yachay no se crea con pequeños emprendedores, es un proyecto dirigido que arranca desde cero sin empresas ni cultura empresarial previa.

El principal riesgo es que tiene que desarrollarse como una isla. Aislada de las cadenas productivas que tiene el Ecuador. Si Yachay busca ser la punta de lanza de la transformación productiva, entonces hay que buscar mecanismos puntuales para que el conocimiento, la innovación y la inversión que se genere allá puedan realmente aplicarse a temas prácticos y no se quede en lo académico. Yachay está alejada de casi todas las zonas productivas actuales del Ecuador.
Lo que se trata de desarrollar en Yachay se conoce como un clúster, es decir una aglomeración geográfica donde se juntan empresas, instituciones, industrias relacionadas, asociaciones, academia, etc. Al localizarse Yachay en una zona donde no existe evidencia empresarial ni cadenas productivas, hay que crear todo desde cero. Primero, es muy costoso. Segundo, toma mucho tiempo. Y tercero, va en contra de las experiencias de clúster exitosos a nivel mundial, que se forman donde existe una mínima evidencia empresarial.
La ventaja principal de un clúster es promover el flujo de personas, información, conocimiento, competencia y colaboración entre la academia y las empresas; entre las empresas; y al interior de las mismas empresas. Cuando el clúster es creado desde cero, esas redes sociales no existen. Y el Gobierno no puede forzar la creación de esas relaciones, porque es como tratar de crear un matrimonio ficticio a la fuerza, donde no hay nada.

Para cambiar la matriz productiva es indispensable entender cuál es la vocación del Ecuador en lo productivo. ¿Qué podemos hacer?, ¿qué hacemos bien?, ¿qué no hacemos bien ahora, pero podríamos mejorar? Yachay plantea dar un salto hacia la sociedad del conocimiento, pero no soluciona los problemas productivos que tienen que ver con la agroindustria e industria de baja tecnología, donde trabajan los ciudadanos.

Las políticas de Gobierno son primordiales para atraer IED, no solo a Yachay sino a cualquier otra zona del país. El record de atracción de inversiones del Ecuador durante este Gobierno ha sido muy malo. Si la estrategia para atraer IED a Yachay va a ser tan “eficiente” como la que hemos tenido en estos años, entonces vamos a tener problemas. Yo me pregunto, si ahora se cree que la IED es buena para Yachay ¿por qué no hacer que la IED venga en forma abundante no solo a Yachay sino a todo el resto del país?

Prado recoge muchas de estas valoraciones en su informe “¿Elefante blanco o joya de la corona?”. Pueden consultarlo a continuación:

Por otro lado, el Premio Nobel Arturo Villavicencio también se muestra crítico con el proyecto en esta entrevista con Plan V:

¿La creación de la Universidad del Conocimiento es una empresa factible?

El proyecto halla su justificación y razón de ser en una serie de opiniones ingenuas y expectativas fuera del sentido común.  Alrededor de estas narrativas se ha construido un imaginario tecnológico, el cual se presenta como una solución milagrosa para problemas como la transformación del sistema universitario, el nuevo modelo social, y la creación de un nuevo motor y catalizador de desarrollismo moderno…. La promesa consiste en vender la idea de una ciudad-región de 40.000 habitantes, que generará las aplicaciones científicas necesarias para alcanzar el buen vivir. Constituye una especie de tecnopopulismo, donde se intenta fusionar la racionalidad de la ciencia y la tecnología con la ideología redentora del Gobierno, la cual justifica y mueve su política de desarrollo científico tecnológico. Estos mitos son presentados bajo un velo simplificador.

¿Cómo ha influído el concepto de matriz productiva en esta realidad?

La estrategia de desarrollo tecnológico tiene su razón de ser en la aspiración de cambio de la estructura productiva, con la Ciudad del Conocimiento como eje central de articulación. De ahí que el cambio de la matriz productiva, una nueva denominación para el antiguo concepto de política industrial, haya pasado a situarse en el tope de la agenda gubernamental. A pesar de los intentos del Gobierno por emprender el cambio de modelo económico, estos no han logrado hasta el momento articularse en un proceso de transformación productiva e innovación tecnológica.

¿Cuál es el papel de la ciencia y la tecnología en el desarrollo de un país?

Muchos gobiernos han formulado o están formulando políticas encaminadas a valorar la ciencia y la tecnología como puntales para el desarrollo. La exitosa experiencia de algunos países, especialmente los asiáticos, ha colocado este tema como prioritario. No obstante, más allá de las discusiones académicas y políticas, existe un amplio consenso sobre el hecho de que el cambio tecnológico, articulado a varios niveles de agregación del cambio organizacional, constituye la principal fuerza motriz de un proceso histórico de cambio estructural, el cual se traduce en un aumento de los niveles de vida.

¿Estos temas han sido analizados por el Gobierno ecuatoriano?

Sólo a partir de los últimos años la atención en el desarrollo científico-tecnológico pasó a un primer plano. Sin embargo, se está diseñando una política pública sobre la base de mitos. A pesar de la decisión política, no se pueden ignorar los ritmos de procesos orgánicos, de evolución, que emergen y que -por consiguiente- no siempre pueden ser impuestos y controlados desde arriba…

Muchos de los argumentos y razones que justifican la política de desarrollo tecnológico del Gobierno y su proyecto estrella la Ciudad del Conocimiento, tienen un punto de partida en ideas y conceptos obsoletos, que tuvieron relativa validez en el pasado, en otros contextos históricos y sociales. La constatación del papel del conocimiento, como el recurso fundamental del crecimiento económico y del desarrollo en un mundo globalizado ha desencadenado en el mundo académico, político y empresarial una explosión de análisis y debate, respecto a la generación y gestión del conocimiento científico y su aplicación en la producción. Una comprensión de estas nuevas perspectivas está notoriamente ausente en el discurso gubernamental. A pesar de que se están dando las acciones iniciales para la realización de este proyecto, pienso que todavía es el momento de rectificaciones.

¿Cuál considera una de las fallas más notorias en la política de desarrollo tecnológico del Gobierno?

Consiste en asumir una equivalencia entre información y conocimiento. Distinguir los conceptos es fundamental para la aprehensión del proceso de desarrollo tecnológico y su impacto en el crecimiento económico. La distinción permite plantear la capacidad de asimilación del cambio tecnológico y su congruencia con el tejido económico y social en el cual tiene lugar.

¿Qué papel cumple la universidad en este proceso?

La perspectiva bajo la cual la innovación tecnológica tiene como punto de partida la investigación básica es la hipótesis central de la estrategia gubernamental en su visión de desarrollo tecnológico; resultado de una idea intuitiva de la industria como receptora final de los descubrimientos de los laboratorios de investigación. Alrededor de este modelo lineal ciencia – tecnología se ha conceptualizado la Universidad Yachay como eje articulador del proyecto Ciudad del Conocimiento.

Desde una perspectiva más amplia, es importante el tema de las relaciones entre universidad y sociedad, y en particular, el mundo productivo y empresarial. Este debate adquiere relevancia en el proceso de reformas por el cual actualmente atraviesa el sistema de educación superior del país; ya que la visión de la universidad como un agente importante del circuito económico no se limita a la universidad Yachay, sino que se presenta como el modelo para toda la universidad ecuatoriana.

Por otra parte, la función básica de la universidad es la enseñanza. La investigación llevada a cabo por las instituciones de educación superior es esencialmente un insumo para la enseñanza. El acoplamiento enseñanza – investigación permite a la universidad formar graduados que entiendan, a un nivel relativamente profundo, tecnologías, procesos, fenómenos, los cuales luego pueden ser puestos en práctica en el mundo productivo… La función de la universidad consiste en formar profesionales en una misma tradición cultural, bajo una visión compartida de sus raíces sociales y culturales de tal manera que puedan insertarse satisfactoriamente en la sociedad y promover sus objetivos.

¿Es Yachay una estrategia equivocada?

Una inversión de tal magnitud conllevará  el recorte de inversiones en otros proyectos o sectores, afectará a los recursos del sistema de educación superior, y a la incipiente investigación del resto de universidades. Los recursos comprometidos deben ser objeto de una urgente reflexión, porque se trata de inversiones cuyos resultados están rodeados de una alta incertidumbre.

Asociada al problema de incertidumbre está la urgencia del Gobierno de generar resultados tangibles de corto plazo que le permitan justificar el gasto público. La grave situación de desigualdad social y de pobreza no puede esperar la respuesta de un posible, pero todavía lejano, polo científico-tecnológico. La limitación de recursos exige dejar de lado inversiones con metas inciertas de largo plazo, y enfocarse con prioridad en el desarrollo un sistema socialmente inclusivo de innovación tecnológica; es decir, que beneficie a amplios segmentos de la población en términos de empleo e ingreso.

En definitiva, existe una confusión de conceptos e interpretaciones erróneas, al lado de un discurso ambiguo que no termina por aclarar objetivos concretos, y los mecanismos para alcanzarlos. La construcción de un ecosistema planificado de innovación tecnológica y de negocios, que genere las aplicaciones científicas de nivel mundial para alcanzar el buen vivir responde simplemente a una ofuscación que únicamente encontraría explicación en el desconocimiento y la ignorancia.

¿Qué medidas se deben tomar frente a este panorama?

No se trata de imaginar soluciones milagrosas. La urgencia por explorar nuevas trayectorias de acumulación económica y desarrollo requiere movilizar a toda la sociedad. De esta forma los organismos gubernamentales, las universidades, las empresas, el sector financiero, las corporaciones, las ONG y consultoras, podrán encaminarse hacia la dirección acordada; la cual no puede ser dictada por una empresa extranjera. El éxito y la experiencia no pueden ser transpuestos hacia un contexto histórico distinto, un entorno internacional nuevo, o a una realidad social, cultural y económica completamente diferentes (como es el caso de Corea del Sur). El proyecto más importante de los últimos cien años, debe ser necesariamente resultado de una visión consensuada. Por consiguiente, este debate no puede quedar confinado a círculos cerrados y estrechos ni a instancias de decisión burocráticas con escasa comprensión de la problemática en cuestión.

Anuncios

One thought on “¿Puede Rafael Correa crear el nuevo Silicon Valley?

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s