La competitividad Estado autonómico: muchos impuestos, escasa eficacia

En febrero del año 2009, el Consejo General de Economistas, a través de su Registro de Economistas Asesores Fiscales, estudiaba la fiscalidad española a nivel autonómica. El análisis de las 17 regiones españolas extraía entonces las siguientes conclusiones:

– Extremadura, Andalucía, Aragón, Castilla-La Mancha, Asturias, Cantabria y País Vasco eran las regiones en las que más caro salía rendir cuentas a Hacienda.

– La diferente fiscalidad de las autonomías españolas supone un paso atrás en la atracción de inversores extranjeros, que se enfrentan a situaciones notablemente diferentes dependiendo de cada territorio.

– El pago medio de IRPF es mucho mayor en algunas de las comunidades mencionadas. Frente a los 2,249 euros tributados por una familia media en Comunidad Valenciana, un extremeño desembolsa 3,230.

– La existencia de innumerables leyes en España complica más aún la certidumbre jurídica del economista o empresario.

– La tarifa del Impuesto de Sucesiones y Donaciones se antoja obsoleta.

En aras de una mejor situación, el informe proponía posponer las deudas fiscales de aquellas empresas que tengan cuentas pendientes con la Administración. Estudiar conmutaciones de deuda ayudaría a agilizar estos procesos. Por ejemplo, si una empresa debe pagar 20,000 euros, pero Hacienda le debe devolver 15,000, sería más sencillo que la empresa pagase 5,000 euros a Hacienda y se anulase el endeudamiento mutuo.

Igualmente, el informe criticaba gravámenes como las Operaciones Societarias o los Actos Jurídicos Documentados. Igualmente, llamaba a reducir la burocracia, por ejemplo unificando trámites mercantiles en la mayor medida posible.

En definitiva, aquel estudio era un gran ejercicio de análisis. Lo lamentable es que ahora, en junio del año 2010, seguimos teniendo una situación como la que entonces se comentaba:

– Hay regiones que siguen subiendo los impuestos. Andalucía, Extremadura o Cataluña acaban de subir su presión al contribuyente, y pronto se les unirán otras comunidades como Asturias o Baleares.

– La burocracia y la ineficiencia administrativa, unida a la falta de claridad jurídica, sigue dañando al emprendedor.

– El Impuesto de Sociedades y los trámites mercantiles siguen sin ser revisados, complicando la actividad económica más aún.

Si queremos salir de la crisis, estas son las categorías que merecen una revisión profunda y ambiciosa.

Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s